29 may. 2015

"Me quedan entre tres y seis meses de vida.Si no parezco tan deprimido como debería, discúlpenme por desilusionarles".Randy Pausch



Es una actividad común en las universidades norteamericanos invitar a los profesores para que dicten una teórica "última conferencia". La consigna de esas presentaciones es ¿qué tipo de sabiduría legarían al mundo en el caso de que les dieran una última oportunidad? En el caso de Pausch, lo de conferencia de despedida fue literal. Inició su disertación mostrando imágenes de sus últimas tomografías. "Los exámenes muestran que tengo cerca de diez tumores en mi hígado. Los médicos me dijeron que tengo de tres a seis meses de salud razonable. Eso fue hace un mes. Por lo tanto, hagan las cuentas", dijo a una platea conmovida.
Pausch se despidió hablando a 400 personas entre colegas y alumnos de la universidad, dió una conferencia titulada "Cómo vivir los sueños de la infancia". Por su tono positivo e impactante, el diario "The Wall Street Journal" la llamó "una lección de vida". En lugar de
girar sobre la autopiedad, Pausch recurrió al humor. dijo. En un momento, Pausch hizo una serie de flexiones con un brazo solo. "Estoy en mejor forma que muchos de ustedes", bromeó.
Randolph Frederick Pausch (23 de octubre de 1960 – 25 de julio de 2008) fue un profesor de informática, de interacción hombre-máquina y de diseño en la Universidad Carnegie Mellon (CMU) en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos. En agosto del 2006, a Pausch se le diagnosticó un cáncer de páncreas. Comenzó un tratamiento muy agresivo para el cáncer que incluía cirugía mayor y quimioterapia experimental; sin embargo, en agosto del 2007, le dijeron que el cáncer había metastatizado al hígado y al bazo, lo que significaba que era terminal. Entonces comenzó una quimioterapia paliativa, intentando prolongar su vida todo lo que fuese posible. El 2 de mayo del 2008, un PET scan mostró que su cáncer se había extendido a sus pulmones, algunos ganglios linfáticos en el pecho, peritoneo y el retroperitoneo.
El 26 de junio de 2008, Pausch indicó que estaba considerando la posibilidad de detener aún más la quimioterapia, debido a los posibles efectos secundarios adversos.
El día 25 de julio de 2008 falleció a causa del cáncer de páncreas.

Logros profesionales:
Pausch recibió su título de grado en Ciencias de la Computación en la Universidad Brown y su PhD en Ciencias de la Computación por la Universidad Carnegie Mellon. Fue cofundador, junto con Don Marinelli, de CMU's Entertainment Technology Center (ETC) y comenzó el curso de Construcción de Mundos Virtuales en el CMU y lo enseñó durante 10 años. Además fue nombrado National Science Foundation Presidential Young Investigator, y profesor de la Fundación Lilly. Pausch fue profesor en el Departamento Ciencias de la Computación en la Universidad de Virginia desde 1988 hasta 1997. Trabajó para Walt Disney Imagineering y para Electronic Arts (EA). Pausch fue el autor o coautor de 5 libros y 70 artículos, y el fundador del proyecto de software Alice.
Pausch recibió dos premios de la ACM en 2007 por sus logros en educación en informática. Estos eran el Karl V. Karlstrom Outstanding Educator Award y el ACM Special Interest Group on Computer Science Education Award por sus extraordinarias contribuciones a la educación de las ciencias de la computación. Él pasaría a ser miembro del ACM en 2007.
Pittsburgh declaró el 19 de noviembre de 2007 "El día Dr. Randy Pausch".
En mayo del 2008, Pausch fue catalogado por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo.

Si lo traigo aquí es porque en considero que su lección, tres años después, sigue plenamente vigente y no debemos de olvidarla. La que está en el video que dejo arriba es una versión reducida, en realidad la conferencia original dura más de una hora. Aquellos que se decidan a verla completa estoy seguro que no les defraudará, son nueve partes y dejo aquí los enlaces
-Parte 1

2 comentarios:

  1. Los prrincipios de la Kabbalah la enseñanza antigua basada en el torat nos enseñan que la felicidad esta en uno mismo, sin importar lo que pase o suceda

    ResponderEliminar