29 may. 2015

"Me quedan entre tres y seis meses de vida.Si no parezco tan deprimido como debería, discúlpenme por desilusionarles".Randy Pausch



Es una actividad común en las universidades norteamericanos invitar a los profesores para que dicten una teórica "última conferencia". La consigna de esas presentaciones es ¿qué tipo de sabiduría legarían al mundo en el caso de que les dieran una última oportunidad? En el caso de Pausch, lo de conferencia de despedida fue literal. Inició su disertación mostrando imágenes de sus últimas tomografías. "Los exámenes muestran que tengo cerca de diez tumores en mi hígado. Los médicos me dijeron que tengo de tres a seis meses de salud razonable. Eso fue hace un mes. Por lo tanto, hagan las cuentas", dijo a una platea conmovida.
Pausch se despidió hablando a 400 personas entre colegas y alumnos de la universidad, dió una conferencia titulada "Cómo vivir los sueños de la infancia". Por su tono positivo e impactante, el diario "The Wall Street Journal" la llamó "una lección de vida". En lugar de