29 ene. 2013

DESCARGAR: Mirar Escuchar Leer (Claude Levi - Strauss)


En este libro Claude Lévi-Strauss reúne un conjunto de ensayos sobre arte y gusto. Como un paseante a la vez caprichoso y sabio, mezclando el placer y el conocimiento, el autor explora calles y avenidas de la cultura estética. El itinerario conduce, en primer lugar, de la pintura «filosófica» de Poussin a Ingres y Delacroix, hasta los problemas de la representación en la modernidad. Los cambios en la audición musical desde el siglo XVIII, las ideas de Diderot y Rousseau sobre el arte, la relación de palabras y música, sonidos y colores son las cuestiones que expone la presente obra. También se recuperan dos interesantes notas inéditas intercambiadas con André Breton sobre el surrealismo. En fin, regresando a su experiencia etnológica, Lévi-Strauss se ocupa de las obras y los mitos de los indios norteamericanos. El autor nos confía sus opiniones polémicas, a veces provocadoras, sobre la ópera, el arte abstracto o las virtudes del trompe- l'oeil en pintura. A menudo descubre fascinantes anacronismos, pasajes secretos en la historia de la cultura: un musicólogo del siglo XVIII se adelanta a las tesis de la lingüística estructural; Rousseau presiente el cubismo; una observación de Delacroix anticipa las posibilidades estéticas de los fractales. Así, a medida que el lector avanza, se va tejiendo una densa trama de correspondencias entre imágenes y palabras y música, entre clásicos y modernos.
La obra de Lévi-Strauss ha influenciado tanto a filósofos como Paul Michel Foucault o Louis Althusser, a psicoanalistas como Jacques Lacan, a semiólogos como Roland Barthes o a lingüistas como Émile Benveniste.
Con la desaparición de Lévi-Strauss, el mundo del razonamiento ha perdido a un notable intelectual, cuyos restos descansan ya en la localidad de Lignerolles, en la Borgoña francesa, donde el sabio centenario fue enterrado antes de que se divulgase la noticia de su defunción. Nos queda su obra. Si hubiese –Dios no lo quiera– que quedarnos con una sola, uno se decantaría por un libro absolutamente único: Mirar, escuchar, leer, de una claridad cegadora, aunque raro y uno de los menos leidos de ete autor.…

Para descargar pinchar sobre  la portada o contraortada del libro ( dos link distintos.

23 ene. 2013

Alcanzar nuestros objetivos III ®. (¿Qué hacen los que lo logran?).




Entre los muchos correos que a diario recibo me sorprende uno que adjunta una encuesta según la cual el 60% de las personas desconocen qué es lo que les impide alcanzar sus metas. Las respuestas pueden ser muchas y muy diferentes, pero si preguntan a cualquiera muy probablemente reciban siempre la misma respuesta “Usted está tomando decisiones equivocadas, inténtelo de nuevo haciendo las cosas de otra forma”.

Está claro que como respuesta estándar puede ser válida, pero qué significa eso. Todos tenemos sueños y metas y existen personas que confunden ese sueño de que les toque la lotería con una meta, con un objetivo. Aun siendo un sueño, precisa de unas condiciones básicas, comprar los boletos y comprobar si ha habido suerte. A pesar de todo, puede que ese sueño no se cumpla. Por tanto, es necesario partir de unos objetivos factibles, de algo que esté en nuestras manos el alcanzar.

Todos conocemos personas que consiguen llevar a buen puerto sus objetivos personales y laborales, en definitiva, que consiguen vivir la vida qué quieren.

  
¿Cómo lo hacen?

  1. Son claros en sus propósitos. Para convertir un sueño en una meta hay que ser específicos, tomar decisiones con coraje y sobre todo saber exactamente qué es lo que queremos. Ser claros en nuestra elección. 
  2. Adoptan un compromiso con sus objetivos. La historia nos ofrece ejemplos de compromiso extremo, todos conocemos la frase “quemar sus naves” y son muchos los que lo han hecho, los que han puesto todo, hasta su vida, al servicio de un objetivo. Por tanto, una vez que hayamos decidido nuestro objetivo habría que empezar a hablar de él, comprometerse, pedir la colaboración de los demás, convertir esa idea y ese deseo en algo emocionalmente real, capaz de movernos y empujarnos, superar las críticas y no dejarnos socavar por el desánimo. 
  3. Lo escriben. Esto es básico y una de las técnicas más antiguas, simples y poderosos para conseguir cualquier objetivo. Escríbalo, describa con precisión lo que quiere, cómo lo va a alcanzar, cuando y los beneficios que recibirá al alcanzar esa meta. Escriba los detalles, saque de su interior los colores que imagina, las formas, las fechas. 
  4. Se lo repiten todos los días. Si usted quiere hacerlo como ellos, todas las mañanas utilice una pequeña tarjeta, o una esquina de su agenda, o la pantalla de su IPod, para dejar una pequeña descripción de ese objetivo para que esté presente todo el día. No es

16 ene. 2013

DESCARGAR: Historia de la sexualidad III. La inquietud del sí. (Michel Foucault).


El tercer volumen  ” La inquietud del sí ” se ocupa de un tema antiguo y muy contemporáneo a la vez: la formación del individuo en la experiencia helenística y romana. Foucault reflexiona sobre el cuidado del cuerpo, las reglas del matrimonio, las relaciones con las mujeres y con los otros varones así como la representación del placer y sus usos. Así, para el autor, es en el refinamiento de las artes de vivir y de la inquietud de uno mismo donde se dibujan los preceptos de la reflexión moral médica y filosófica.
Michel Foucault decide investigar las relaciones entre subjetividad y verdad a partir de otra noción, la de “inquietud de sí mismo” que designa el “ocuparse” o “preocuparse de sí”, y se relaciona con una serie de prácticas y acciones que uno ejerce sobre sí mismo.
Foucault concibe la inquietud de sí mismo como una actitud general, una manera determinada de atención, de mirada sobre lo que se piensa y lo que sucede en el pensamiento. Implica también acciones que uno ejerce sobre sí, mediante las cuales se hace cargo de sí mismo, se modifica, se purifica, se transforma y transfigura. En síntesis, es una actitud con respecto de sí mismo, con respecto a los otros, y con respecto al mundo.
El ocuparse de sí tiene como ancestro en la Grecia arcaica una serie de prácticas que Foucault reúne bajo el nombre de “técnicas de sí” o “tecnologías de sí”. Por éstas entiende “prácticas meditadas y voluntarias mediante las cuales los hombres no sólo fijan reglas de conducta, sino que procuran transformarse a sí mismos, modificarse en su ser singular y hacer de su vida una obra”.
Un cuarto volumen, que abordaba ya la era cristiana, quedó concluido, pero sin adecuarlo a estos dos libros, por lo que  no ha sido publicado.

Para descargar picar AQUÍ

9 ene. 2013

Alcanzar nuestros objetivos II ®. (Pasos en la preparación de un plan de acción).

La actividad continuada es el impulso
 para la acción futura. 
"Si quieres que algo se haga 
rápidamente, dáselo a 
una persona
 ocupada".




Un estudio realizado sobre 2000 estudiantes de MBA por la Universidad de Harvard realizaba la siguiente pregunta:
-       "¿Se ha fijado usted objetivos claros de futuro, un plan para lograrlas y ambos están por escrito?"
Solamente el 3% de los graduados había escrito sus objetivos  y un plan para llevarlos a buen fin. El 13% tenía unas metas teóricas, pero éstas no estaban por escrito y el 84% restante no tenia metas específicas en absoluto.
Diez años más tarde fueron entrevistados de nuevo. El 13% que tenía metas, aunque no escritas, ganaba -como promedio- dos veces más que el 84% que no tenía objetivos. El 3% que tenía metas claras y escritas, ganaba de media 10 veces más que el otro 97%.

Visto lo anterior es muy probable que aún se afiance más nuestro convencimiento sobre la necesidad de marcarse metas y un plan de acción para alcanzarlas. Pero ¿Cómo se hace?

Los pasos principales en la preparación de un plan de acción son:

§ Tener un objetivo claro. "¿Donde quiero llegar? ¿Qué quiero ser? Para motivarse en el intento de alcanzar un objetivo determinado éste tiene que ser lo suficientemente difícil para estimularnos, pero no tanto como para llevarnos a la desmoralización por su dificultad. Debe estar justo por encima de nuestra zona de confort, pero no crear alto nivel de estrés continuado. Sea preciso en lo que quiere lograr.

§ Enumerar los beneficios que obtendremos mediante el logro de esos objetivos.

§ Comenzar con lo que vamos a hacer ahora. No existe ninguna razón para preocuparnos y divagar sobre algo que haremos dentro de seis años. El mejor momento para hacer algo es generalmente AHORA!

§ Definir con claridad los pasos.  "¿Cómo llegar?" Piense en todo aquello que puede hacer para acercarse a ese objetivo. No importa que sean actos pequeños, casi nimios. Si pueden facilitar ese acercamiento deben ser valorados. Además, los pasos "grandes" deben ser analizados y descompuestos en otros más pequeños para que no parezcan tan difíciles de alcanzar. Otras preguntas que deberemos hacernos son, por ejemplo: "¿Cuál es el mayor obstáculo?", "¿Que es lo que podría salir mal?", Etc.

§ Identificar el

2 ene. 2013

DESCARGAR: Historia de la sexualidad II. El Uso de los placeres (Michel Foucault).


Después de la publicación del primer volumen de la "Historia de la sexualidad", Foucault continuó con este segundo, donde expone todos los aspectos de la sexualidad y acoge las dimensiones de una antropología general del placer sin olvidar la dimensión económica de la sexualidad ni su adscripción a un orden jurídico y social; estudia además el estatuto del matrimonio y la organización del hogar. La obra concluye con un tratado de erótica y una reflexión sobre lo que habría de ser el amor verdadero.
Dice el autor:
“En este segundo volumen recentré todo mi estudio en la genealogía del hombre de deseo, desde la Antigüedad Clásica hasta los primeros siglos del cristianismo. Seguí una distribución cronológica simple: El uso de los placeres, está consagrado a la forma en que la actividad sexual ha sido problematizada por los filósofos y los médicos, en la cultura griega clásica del siglo IV a.C.; El cuidado de sí esta consagrado a esta problematización en los textos griegos y latinos de los dos primeros siglos de nuestra era. [...] En cuanto a los documentos que habré de utilizar, en gran parte serán textos "prescriptivos"; por ello quiero decir textos que, sea cual fuere su forma (discurso, diálogo, tratado, compilación de preceptos, cartas, etc.), su objeto principal es proponer reglas de conducta. Sólo me dirigiré a los textos teóricos sobre la doctrina del placer o de las pasiones con el fin de hallar en ellos mayor claridad. [...] Estos textos tienen como función ser operadores que permitan a los individuos interrogarse sobre su propia conducta, velar por ella, formarla y darse forma a sí mismos como sujetos éticos; revelan en suma una función "eto-poética", para transponer una palabra que se encuentra en Plutarco".
Para descargar picar AQUÍ.