23 ene. 2013

Alcanzar nuestros objetivos III ®. (¿Qué hacen los que lo logran?).




Entre los muchos correos que a diario recibo me sorprende uno que adjunta una encuesta según la cual el 60% de las personas desconocen qué es lo que les impide alcanzar sus metas. Las respuestas pueden ser muchas y muy diferentes, pero si preguntan a cualquiera muy probablemente reciban siempre la misma respuesta “Usted está tomando decisiones equivocadas, inténtelo de nuevo haciendo las cosas de otra forma”.

Está claro que como respuesta estándar puede ser válida, pero qué significa eso. Todos tenemos sueños y metas y existen personas que confunden ese sueño de que les toque la lotería con una meta, con un objetivo. Aun siendo un sueño, precisa de unas condiciones básicas, comprar los boletos y comprobar si ha habido suerte. A pesar de todo, puede que ese sueño no se cumpla. Por tanto, es necesario partir de unos objetivos factibles, de algo que esté en nuestras manos el alcanzar.

Todos conocemos personas que consiguen llevar a buen puerto sus objetivos personales y laborales, en definitiva, que consiguen vivir la vida qué quieren.

  
¿Cómo lo hacen?

  1. Son claros en sus propósitos. Para convertir un sueño en una meta hay que ser específicos, tomar decisiones con coraje y sobre todo saber exactamente qué es lo que queremos. Ser claros en nuestra elección. 
  2. Adoptan un compromiso con sus objetivos. La historia nos ofrece ejemplos de compromiso extremo, todos conocemos la frase “quemar sus naves” y son muchos los que lo han hecho, los que han puesto todo, hasta su vida, al servicio de un objetivo. Por tanto, una vez que hayamos decidido nuestro objetivo habría que empezar a hablar de él, comprometerse, pedir la colaboración de los demás, convertir esa idea y ese deseo en algo emocionalmente real, capaz de movernos y empujarnos, superar las críticas y no dejarnos socavar por el desánimo. 
  3. Lo escriben. Esto es básico y una de las técnicas más antiguas, simples y poderosos para conseguir cualquier objetivo. Escríbalo, describa con precisión lo que quiere, cómo lo va a alcanzar, cuando y los beneficios que recibirá al alcanzar esa meta. Escriba los detalles, saque de su interior los colores que imagina, las formas, las fechas. 
  4. Se lo repiten todos los días. Si usted quiere hacerlo como ellos, todas las mañanas utilice una pequeña tarjeta, o una esquina de su agenda, o la pantalla de su IPod, para dejar una pequeña descripción de ese objetivo para que esté presente todo el día. No es mucho pedir -si su objetivo vale la pena- perder un minuto de nuestro tiempo en escribir una frase simple que describa ese sueño y nos haga concentrarnos en lo que es prioritario. 
  5. Tienen un plan. Todos los que lo alcanzan han creado antes un mapa para saber cómo llegar hasta allí y han puesto fechas en él. Por ejemplo, crear nuestro propio negocio es una fantasía sin un plan para atraer a los inversores, encontrar una sede, contratar personal y vender nuestros productos o servicios. El plan es ese navegador que nos indica el camino adecuado. 
  6. Trabajan en ello todos los días. Es necesario aportar nuestra energía todos los días, para llegar a cualquier sitio hay que dar un paso detrás de otro, sin pararse, sin desviarse, sin distraerse. Cualquier momento es bueno y por ello hay que aprovechar todos los momentos. 
  7. Se reafirman constantemente. Se empujan a sí mismos, se animan, se dicen cuando caminan hacia una entrevista “Voy a salir airoso, voy a quedar bien” y se lo repiten 200 veces en el camino hacia ella. 
  8. Revisan y evalúan a menudo. No tienen miedo de revisar sus objetivos, evaluar si todavía están comprometidos al cien por cien con ellos. Si sus valores y sus acciones han cambiado, cambiarán esos objetivos para ser honestos consigo mismos. Si por el contrario ese objetivo todavía es válido, ponen en él todo su corazón y su empeño. 
  9. Celebran cada hito. No esperan que los demás les hagan una fiesta, sino que ellos mismos la organizan, la piden, e incluso… la reclaman. Y una fiesta no tiene por qué ser “una fiesta” en el sentido literal, una fiesta es solicitar un abrazo a nuestra pareja porque hemos alcanzado determinada cosa, una petición de felicitación a un amigo por haber llegado a un determinado punto de nuestro camino. Como los corredores de maratón sonría para usted mismo y célebre lo mejor posible cada uno de los kilómetros recorridos en su camino hasta la meta.

 Para seguir este tema pinchar AQUí.
Para ir al inicio del tema pinche AQUÍ

2 comentarios: