26 mar. 2013

Carne picada para la casta. 1.- Han ido demasiado lejos.



Cabreado, harto, asombrado por tanta desvergüenza en un momento en el que estamos perdiendo derechos y en lugar de avanzar y progresar tenemos la sensación de regresar a un pasado sombrio, hablemos de la realidad que nos rodea, de la ineptitud –o  no, quizá cumplen con lo que les ordenan- de nuestra clase dirigente, de la perversidad del sistema económico y los recortes sociales, del asombro y desesperanza  que nos  produce lo que está pasando y la diferencia con lo que queremos que nos pase,  de cómo cansa esta crisis y los que nos la explican, siempre hablando de sus cosas y nunca de lo que nos importa, de nuestro hartazgo, de cómo nos toman por tontos, de nuestro cabreo cotidiano, de cómo han ido demasiado lejos.

Nos piden “un esfuerzo más”, nos culpan de la crisis y "para solucionarla" nos meten la mano en el bolsillo, a los que aún nos queda algo. Así que es necesario decirles, al menos para que no sigan exigiéndonos estarle agradecidos, que nosotros siempre hemos  pagado puntualmente la hipoteca y lo seguimos haciendo, no hemos hundido la banca, no hemos  hecho bajar la Bolsa, no hemos hundido los mercados, no hemos inflado la economía, no hemos especulado con la vivienda, no hemos construido autopistas sino que las hemos pagado, no hemos levantado aeropuertos ni suntuosos edificios públicos solo porque “yo no voy a ser menos”, no tenemos yates ni áticos de lujo, no hemos deteriorado la enseñanza ni la sanidad públicas, no hemos tenido jamas una subvención, que la mayoría no hemos cobrado nunca el paro ni hemos provocado déficit al Estado, la autonomía ni la Seguridad Social.  Que no conocemos a Moody’s, Fitch ni Lehman Brothers, pero yo sí les conozco a ellos,  los que vivieron por encima de mis posibilidades.

Nos hicieron creer, que vivíamos en el mejor de los mundos posibles. Un mundo libre y democrático en el que nuestra opinión contaba, un mundo que progresaba y nosotros con él. Pero algo falló y quisieron hacernos sentir culpables. Nos acusaron y quisieron que pagáramos las consecuencias, solo que nosotros no somos los culpables  y no vamos a aceptar una responsabilidad que no es nuestra y casi todos estamos convencidos de que es necesario exigir responsabilidades a los verdaderos culpables.

Parecía que todo iba bien. Los trabajadores teníamos trabajo y creíamos tener dinero, y los bancos y las grandes empresas realmente tenían dinero. Los medios de comunicación contaban solo buenas noticias, los políticos se felicitaban unos a otros por lo bien que lo estaban haciendo y
se daban palmadas en la espalda. Pero las cosas solo estaban funcionando bien para quienes verdaderamente poseían el dinero, entre ellos los bancos, que lo repartían alegremente porque con ese reparto indiscriminado ganaban más .Y quisieron seguir ganando más, idearon nuevas trampas y negocios, algunos a nuestra costa, y formas de mover el dinero de un lado a otro para que produjera nuevos beneficios. Lo llamaban ingeniería financiera. Empezamos a oír palabras como fondos soberanos, stock options o capital riesgo. Se ganaban cantidades indecentes de dinero y siempre había más dinero por ganar. No pasaba nada, creíamos que a nosotros también nos llegaba algo.
Fueron tan avariciosos, que llegaron a prestar dinero a gente de la que sabían positivamente que no iba a poder devolverlo. Inventaron nuevos tipos de negocio, como vender nuestras hipotecas a otros sin que nosotros lo supiéramos. Siguieron exprimiendo y exprimiendo hasta sacar la última gota de nuestro sudor, el de los que estamos en la base del sistema económico, de los que producimos cosas reales mientras ellos comerciaban con cosas que no existen,  activos, pasivos, beneficios futuros.

Nota.-Estos primeros artículos surgen tras la lectura del libro publicado por Pastor en Septiembre pasado.
Para seguir este hilo picar AQUÍ

3 comentarios:

  1. Esto... es meter el dedo en la llaga amigo Filos, delatar las realidades con las que nos topamos desde que nos quisieron colgar ésta crisis, solamente para ellos seguir impunes en sus poltronas saboreando sus privilegios sin el menor de los remordimientos, la culpa de todo "solo es nuestra". Que bueno será el día que realmente, los despidamos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen cosas aún apenas conocidas por unos pocos, Juan, que demuestran su insensibilidad y sus ganas de hacer dinero a cualquier precio. ¿Sabías que esos mismos banqueros que nos han llevado a la ruina, son capaces de haber hecho seguros de vida por un valor de millones a sus trabajadores cuando descubrían que estos tenían una enfermedad? Magnánimos ¿No? El problema es que esos trabajadores lo desconocían y el beneficiario era el banco. ¡Canallas!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Bien, muy bien, gracias Antropologo Inocente

    ResponderEliminar