18 feb. 2012

BREVE ESTUDIO SOBRE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL® (IX ) Reglas para el éxito del lenguaje no verbal

1. El primer encuentro es muy importante. Una mala impresión inicial no puede arreglarse con facilidad; es mucho más fácil hacerlo bien desde el principio. No te preocupes demasiado por lo que dices en un encuentro formal. Para dar una buena impresión es más efectivo ser un buen oyente que un buen orador.

2. Sé consciente de la impresión que
tu aspecto puede provocar en los demás, tanto en sentido positivo como negativo. Si tu aspecto genera un sentimiento negativo en los demás, trabaja para cambiarlo. Ten también en cuenta los sentimientos positivos que tu aspecto puede generar en los demás y utilízalo.

3. No sostengas la mirada durante más de tres segundos al ir a encontrarte con una persona. Observa cuando estés a unos 5 ó 6 metros y luego interrumpe brevemente el contacto visual bajando la mirada, a menos que pretendas transmitir falta de interés por la otra persona o desees confundirla y desconcertarla interrumpiendo el contacto visual mirando hacia arriba.

4. Sé el primero en utilizar el flash de la ceja. Unos microsegundos antes de iniciar el contacto visual, tus cejas y las de la otra persona se levantan y caen en un movimiento que suele durar una quinta parte de segundo. Es lo que se llama el flash de la ceja y sirve para atraer la atención de la otra persona a los ojos y la cara. Se usa entre personas con una relación amistosa, pero no entre personas que no se conocen o no mantienen una buena relación. Contesta siempre al flash de la ceja con otro flash, cuando lo inicie otra persona. Utilízalo cuando estés a unos 2 ó 3 metros de la persona con quien vas a encontrarte.

5. Utiliza la sonrisa más apropiada para cada ocasión. Sonreír de un modo no adecuado puede crear tan mala impresión como no sonreír en absoluto.

6. Procura no invadir nunca el espacio personal de la otra persona de manera no intencionada. No te acerques a más de 45 centímetros, a no ser que tengas una relación de amistad íntima o de pareja con esa persona.

7. Ten en cuenta que la distancia a la que una persona desea que te sitúes puede variar según cada persona y cultura. Procura situarte a la distancia correcta.

8. En algunos casos, entrar en el espacio personal de alguien puede ayudar a aumentar el agrado mutuo, pero sólo debe hacerse si se está elogiando a la otra persona, se le está dando la enhorabuena, etc. Esto sólo ha de hacerse cuando ya se ha logrado cierta compenetración con la otra persona.

9. Con desconocidos, nunca permanezcas de pie frente a un hombre ni al lado de una mujer extraña. Si se trata de un hombre, empieza en una posición semilateral y ve desplazándote hacia una posición frontal poco a poco. Si se trata de una mujer, haz al contrario, comienza en una posición frontal y ve desplazándote hacia una posición semilateral.

10. Nunca permanezcas de pie cuando los demás están sentados, a no ser que pretendas dominarlos o intimidarlos.

11. Evita los sillones hundidos que te obligan a echarte hacia atrás, pues limitarán tu capacidad para usar el lenguaje no verbal relacionado con la postura.

12. Durante el apretón de manos mira a los ojos de la otra persona, modera la presión que aplicas y mantén el contacto durante unos 6 segundos. Si deseas transmitir dominio utiliza un apretón más fuerte y prolongado de lo normal. Si deseas transmitir sensación de amistad, aplica una presión moderada pero prolonga ligeramente el contacto y mientras le das la mano sonríe, mantén una expresión facial relajada e inclínate ligeramente hacia delante.

13. Evita usar gafas con cristales oscuros o con reflejos. Si deseas que te consideren una persona afable y simpática, usa lentes de contacto en lugar de gafas.

14. Para aumentar la calidez y conseguir la cooperación de la otra persona, utiliza una ligera inclinación de cabeza hacia un lado, junto con una sonrisa. De este modo, la disposición para cooperar contigo aumentará mucho.

15. Cuando hables a un grupo procura que tu mirada los incluya a todos.

16. Camina tranquilamente, con firmeza y erguido, como si fueras el propietario del lugar por el que caminas. No vayas deprisa ni furtivamente, tómate tu tiempo para observar el entorno.

17. Si quieres dominar a otra persona controla su tiempo y su espacio. Hazle esperar, pero no más de 20 minutos. Si tras ese tiempo aún te está esperando, verá su estatus debilitado. Utiliza una mirada prolongada para desconcertar a la otra persona. Pero nunca devuelvas un contacto visual prolongado; en lugar de eso, interrumpe el contacto visual mirando hacia derecha o izquierda (nunca hacia abajo). Si alguien te hace esperar, no esperes más de 15 minutos, a menos que haya una razón válida para el retraso.

18. Mantén la mente abierta al acudir al encuentro de una persona. No te formes demasiadas ideas preconcebidas sobre lo que vas a ver.

19. No prestes demasiada atención a los rostros. Las señales del lenguaje no verbal del rostro son las más fáciles de falsear.

20. Para detectar la ansiedad mira los pies o las manos de la otra persona. Verás que hace pequeños movimientos nerviosos con ellos. Con los pies dará pequeñas patadas al suelo, se frotará un pie con otro, restregará las puntas contra el suelo, etc. Con las manos juguetea nerviosamente con el bolígrafo u otro pequeño objeto, se manosea el cabello, se frota las manos, se toca una oreja, se alisa la ropa, se muerde las uñas, etc. Todos estos son signos de nerviosismo y tensión interior.

21. Si estás intentando vender algo o cerrar un trato, existen ciertas señales que indican la buena disposición de la otra persona, como liberación repentina de la tensión, aumento del contacto visual, mayor proximidad y acariciarse el mentón.

21. Para saber si una amistad es sincera observa los pliegues que se forman en las mejillas al sonreír, que revelan una sonrisa afectuosa, aumento del contacto físico, imitación inconsciente de tu postura y gestos y una inclinación lateral de la cabeza durante la conversación.

22. Para detectar la mentira y el engaño observa si la otra persona gesticula menos de lo normal y se toca cada vez más. Por ejemplo, al mentir se tocan la nariz, las orejas, los ojos, el cuello, se frotan las manos. Sobre todo, tocarse la nariz y los ojos puede ser un indicativo de mentira. Los engaños que van acompañados de hostilidad conllevan movimientos agresivos de pies, manos o boca (morderse los labios pellizcarse las mejillas, rascarse con agresividad, etc.)
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ
Para ir al inicio pinchar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario