22 feb. 2012

BREVE ESTUDIO SOBRE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL® (X) Estilos de personalidad

Algo a tener en cuenta la hora de analizar las reacciones de nuestro interlocutor es su normotipo de personalidad. Si tenemos una mínima idea sobre cuáles son las principales categorías dentro de este apartado podremos prever las reacciones y la respuesta  esperada de la persona con la que conversamos. Vamos a describir someramente las distintas personalidades (las más comunes) sin olvidar que lo normal es que todas las personas tengan influencia de más de uno de los citados. No obstante deberemos de observar cuál es el predominante para poder tomar las decisiones y la actitud correspondiente al mismo.
.
1. Agresivo
Personalidad fuerte, enérgica, competitiva, autoritaria. Les gusta
mandar y tener el poder. Se sienten a gusto en jerarquías piramidales de poder, donde hay jefes y subordinados y tienen claro quién está arriba y quién está abajo. Son personas disciplinadas, y exigen esa misma disciplina en los demás. Pueden se autoritarios con su familia. Son prácticos; tienen claros sus objetivos y van a por ellos, no se amilanan en situaciones difíciles sino que las afrontan. Les gusta la acción y la aventura y pueden sentirse atraídos por las armas. No temen asumir responsabilidades ni tomar decisiones difíciles. El trabajo es para ellos un juego de poder en el que tienen que ganar.
Cuando estos rasgos son muy marcados, puede tener una tendencia excesiva a dominar a los demás o incluso humillarlos e intimidarlos o llegar a emplear la violencia física o restringir la libertad de las personas con quienes tiene una relación cercana, como pareja o hijos.
2. Idiosincrásico
Personalidad espiritual, mística, soñadora, en busca del desarrollo personal. Suelen ser originales y a veces excéntricos, tienen una gran vida interior. Les interesa lo oculto y lo sobrenatural y no les gustan los convencionalismos. Suelen llevar un estilo de vida diferente al de la mayoría de las personas. Son personas introspectivas, creativas, imaginativas, de mente abierta, independientes, que viven su vida a su manera e interpretan el mundo a su modo. Les atrae explorar nuevas ideas y dimensiones y hacerse muchas preguntas sobre el mundo que les rodea.
Cuando estos rasgos son muy marcados pueden tener problemas para ser aceptados por los demás y para funcionar adecuadamente en ambientes tradicionales, o bien pueden tener dudas acerca de lo que es cierto o lo que no lo es, lo posible y lo imposible. Trastorno esquizotípico de la personalidad.
3. Sacrificado
Personas altruistas y generosas que dan sin esperar nada a cambio y siempre están dispuestas a ayudar a alguien en apuros, sea quien sea. No son personas competitivas ni ambiciosas y muchas veces anteponen los deseos de los demás a los propios. Son personas consideradas y amables, éticas y dignas de confianza. Son muy tolerantes con los fallos o defectos de los demás, toleran muy bien la incomodidad y el dolor sin quejarse. A menudo son ingenuos e inocentes y no esperan maldad de nadie. Se sienten cohibidos cuando alguien los elogia y creen no merecerlo.
Cuando estos rasgos son muy marcados puede haber una conducta autodestructiva, en la que esta persona sabotea su propio éxito y felicidad, al no creerse merecedores de ella. Es posible que les cueste aceptar el amor de los demás, lo cual les cree problemas en sus relaciones de pareja o acaben con personas egoístas. Personalidad autoderrotista.
4. Desconfiado
Persona alerta y precavida con los demás. No confía fácilmente en la gente. Son independientes y les gusta tomar decisiones por sí mismos, confiando más en su propio criterio que en el de los demás. No se abren fácilmente a los demás, pero no por temor a no gustarles, como en el estilo tímido/sensible, sino porque no se fían hasta comprobar que esa persona es digna de su confianza. Personas muy perceptivas, capaces de captar pequeños detalles, sutilezas, variaciones en el tono de voz, etc. Son muy sensibles a las críticas. Cuando se sienten atacados no dudan en defenderse. Para ellos es muy importante la fidelidad.
Cuando estos rasgos son muy marcados, estas personas pueden suponer, sin ningún motivo real, que los demás les traicionarán o harán daño, ser celosos, rencorosos y tender a interpretar los comentarios inocente como si tuvieran un significado oculto. Trastorno paranoide de la personalidad
5. Solitario
No sienten una necesidad especial de estar con otras personas y se sienten a gusto estando solos. Sus emociones son estables y serenas, de baja intensidad. Son personas autónomas que no necesitan de los demás para salir adelante en la vida o para disfrutar, no los conmueven ni las críticas ni las alabanzas. Su deseo de soledad no es por miedo social sino porque les agrada su propia compañía, no sienten la necesidad de una relación verdaderamente estrecha ni suelen experimentar sentimientos profundos. Su ámbito es más el de observar y hacer que el de sentir. Pueden observar y estudiar el mundo que les rodea (y a las demás personas), con objetividad y lucidez y ver las cosas con realismo, sin dejarse engañar por los sentimientos. Necesitan mucho tiempo para sí mismos y sienten escaso interés por las personas.
Cuando estos rasgos son muy marcados, estas personas pueden estar aisladas de todo contacto humano y no sentir apenas emoción alguna. Trastorno esquizoide de la personalidad.
6. Teatral.
Son personas emotivas, que se guían por sus sensaciones, son efusivos, muy sociables y cariñosos, pueden cambiar fácilmente de estado de ánimo. Son espontáneos, impulsivos, les gusta contar anécdotas divertidas, entretener a la gente y ser el centro de atención. Les encantan los halagos y los cumplidos, se preocupan mucho por su apariencia física, son seductores y encantadores. Son propensos al melodrama y los chismes y todo lo hacen con pasión. Demuestran sus sentimientos abiertamente, tanto positivos como negativos y se emocionan con facilidad.
Cuando estos rasgos son muy marcados será un apersona egocéntrica obsesionada por llamar la atención de los demás, superficial y de emociones sumamente cambiantes que puede expresar de forma inadecuada (como abrazar efusivamente a desconocidos). Trastorno histriónico de la personalidad.
7. Seguro de sí mismo.
Persona con una autoestima alta, gran amor propio, cree en sí misma y en su capacidad, sabe venderse bien, promocionar sus ideas. Sabe lo que quiere y va a por ello, le gusta competir y luchar por sus sueños, piensa que está en este mundo para algo, le gusta fantasear imaginándose haciendo grandes cosas o actos heroicos. Suelen buscar una buena posición social y poder. Conocen sus puntos fuertes y están orgullosos de ellos, aunque no suelen aceptar bien sus defectos y les suelen herir las críticas. Son personas bastante sociables.
Cuando este estilo es muy marcado son personas demasiado pagadas de sí mismas, que se alaban en exceso y egoístas. Pueden ser explotadores con los demás para lograr sus fines y consideran que el resto de las personas son inferiores a ellos. Trastorno narcisista de la personalidad.
8. Desafiante.
Estas personas tienen su propio código de valores, no se dejan influir demasiado por los demás ni por las normas de la sociedad. Les gusta el riesgo, los desafíos, los retos, les atrae la variedad sexual, los viajes, estar siempre en movimiento, probar cosas nuevas, desprendidos con el dinero, no necesitan un trabajo estable, trabajan po rsu cuenta valiéndose de su ingenio para ganar dinero. No se preocupan mucho por los demás, pues esperan que cada uno sea responsable de sí mismo. Viven el presente y piensan que la vida es para vivirla al máximo ahora, sin preocuparse por el futuro o el pasado.
Cuando estos rasgos son muy marcados pueden llegar a cometer actos delictivos debido a su despreocupación por las normas y los sentimientos de los demás. Trastorno antisocial de la personalidad.
9. Perfeccionista.
Les gusta hacer las cosas lo mejor posible, miran los detalles, trabajan incansablemente y son capaces de realizar grandes esfuerzos. Tienen profundos valores morales, les gusta hacer lo correcto y hacer las cosas bien. Les gusta el orden y la limpieza, son buenos organizadores. Les gusta planificar las cosas y sabe a qué atenerse en vez de ir a la aventura. Son prudentes, y nunca cometen excesos de ningún tipo ni se dejan llevar por los impulsos. Les gusta tenerlo todo controlado, incluso las propias emociones. Suelen guardar y acumular cosas, ya que no les gusta tirar nada, pues piensan que todo puede ser útil en el futuro.
Cuando estos rasgos son excesivos pueden ser personas demasiado perfeccionistas, que repasan sus tareas una y otra vez no pudiendo completar las tareas, tienen problemas para decidirse pues lo piensan todo demasiado, planifican y organizan en exceso, viven solo para el trabajo, tiene un amoral rígida y reprimen la expresión de sus sentimientos. Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad.
10. Cómodo.
Lo fundamental para este estilo de personalidad es la libertad para ser él o ella misma. Para ellos es muy importante disfrutar de la vida, hacer lo que desean hacer y tener tiempo libre para sí mismos. No permiten que nadie transgreda este derecho a hacer con ellos mismos y con su vida lo que les plazca. No soportan ser explotados y se negarán a hacer cualquier cosa que consideren que excede los límites o que no le corresponde. Pueden tener cierta tendencia a postergar las actividades desagradables y no toleran bien la frustración o incomodidad. No les gusta recibir órdenes ni se identifican con ninguna autoridad externa ni se someten a nada ni nadie. Les gusta tener a alguien que los cuide y se ocupe de las tareas más desagradables. No están preocupados por ascender en el trabajo sino por hacer algo con lo que disfruten.
Cuando estos rasgos son muy marcados son personas oposicionistas: postergan, se quejan ante cualquier exigencia u obligación, se "olvidan" y tienden a llevar la contraria a cualquiera que pretenda imponerles algo, lo cual les crea problemas en el trabajo o pareja. Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad.
11. Fiel.
Para estas personas lo más importante en sus vidas son sus familias. Se dedican por completo a su pareja o hijos, no les gusta estar solos, prefieren seguir a otros antes que dirigir, son serviciales, respetan la autoridad y aceptan órdenes con facilidad. Cuando alguien los critica tratan de corregir su conducta. Son personas amables, cariñosas y atentas con los demás, que tratan de agradar; suelen pedir consejo a los demás cuando tienen que tomar una decisión.
Cuado estas características se acentúan, estas personas no son capaces de tomar ninguna pequeña decisión sin ayuda de otros, se muestra de acuerdo con los demás aunque piensen que estás equivocados, vive con miedo a que lo abandonen y tiene problemas par hacer cosas por cu cuenta. Trastorno de personalidad por dependencia.
12. Tímido/sensible
Personas hogareñas, que les gusta moverse en entornos familiares, conocidos y predecibles, se sienten incómodos ante personas extrañas o figuras de autoridad y suelen mantener pocos contactos sociales. Les preocupa mucho lo que los demás piensen de ellos y son muy sensibles al rechazo. Son grandes observadores de las reacciones de los demás tienen facilidad para saber qué sienten otras personas. Son reservados y discretos en su relación con los demás, no les gusta llamar la atención y se reocupan por comportarse del modo correcto. En muchas ocasiones son personas creativas e imaginativas con aptitudes artísticas, pues es en su espacio interior donde más libres se sienten para ser ellas mismas.
Cuando estos rasgos son muy marcados son personas con muchos miedo sociales, que se aíslan de los demás debido al miedo al rechazo y la ansiedad social y sufren a consecuencia de esa soledad que no desean. Trastorno de personalidad por evitación.
13. Intenso
Son personas de emociones muy intensas, que se rigen por sus emociones y a menudo pueden tener estallidos emocionales. Su estado de ánimo puede variar con facilidad y sentir tanto una alegría intensa como una rabia profunda. Idealizan a las personas a las que aman, considerándolas absolutamente maravillosas, pero pueden pasar fácilmente al extremo opuesto, del amor al odio. No tienen un sentido fuerte de identidad o pertenencia. Esto les puede facilitar adaptarse a numerosos ambientes y adoptar nuevos estilos de vida y costumbres, pero si es muy marcado les puede crear una sensación de vacío y falta de dirección en su vida. Son personas impulsivas.
Cuando este estilo es muy marcado, tendrán problemas en sus relaciones y para controlar sus emociones, impulsividad excesiva y problemas de identidad o para trazarse metas en la vida. Trastorno límite de la personalidad.
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ
Para ir al inicio pinchar AQUÍ

3 comentarios:

  1. 13 tipos de personas, 12 signos del zodiaco y cuando lo leo encajo en todos, demasiado cartesiano, demasiado irreal

    ResponderEliminar
  2. No existe un caracter puro-puro. Excepto personas con serias anomalías todos respondemos de forma pasiva en ocasiones y agresiva en otras. Se trata de buscar un normotipo dominante que nos oriente en la posible reacción, pero eso, "dominante", no único ni excluyente del resto. Insisto, nos sucede a todos, las personas con las que nos relacionamos y a nosotros mismos. Los resultados de los test más famosos -como el de Phil- que tratan de que nos conozcamos a nosotros mismos nunca pueden ser interpretados como la búsqueda de una respuesta determinada en todas las situaciones. Por cierto, me das una idea, incluiremos ese test en próximos post y que cada uno trate de conocerse un “poquitirrinin” más.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Soy un licenciado en paro que ha acudido a decenas de entrevistas de trabajo. Mi currículum académico es bastante bueno y aunque tengo una experiencia laboral de solamente dos empresas, en ambas me han dado un documento que habla de un “comportamiento excelente” y “aportaciones importantes”, pero todo esto no parece servir de mucho. Mi situación personal no me permite realizar máster ni nada parecido. Algo no estoy haciendo bien. ¿Puede ser muy comunicación no verbal? La llegada de mi primer hijo dentro de unos meses, aunque sea una alegría hace que me preocupe más por no encontrar trabajo.
    ¿Podría usted introducir algún apartado sobre comunicación no verbal en las entrevistas de trabajo? Yo le estaría inmensamente agradecido y creo que otros muchos jóvenes también.

    ResponderEliminar