18 abr. 2013

Carne picada para la casta.2.- Los Culpables



Cuando intuyeron que las cosas podían torcerse, para proteger sus intereses inclinaron las grandes decisiones hacia donde más les convenía. Nos llevaron a un mundo en el que los ciudadanos tenemos muchos deberes y unos pocos derechos,mientras, en la economía no existe ningún control y el omnipotente mercado se encarga de regularlo todo. Cuando parte de su sistema comenzó a fallar resguardaron su dinero mientras los demás no nos enterábamos de nada... hasta que llegó el momento en que nos enteramos.

A partir de ese instante, ya sin ningún rubor, nos han echado la culpa de todos los males de la economía mundial. Que si queremos tener una casa en propiedad cuando es mucho mejor alquilar, que si queremos tener un nivel de vida superior al que nos podemos permitir, que si abusamos de los servicios públicos, que solamente queremos trabajar en lo que nos gusta y con un buen horario, que se ha perdido la capacidad de sacrificio de nuestros mayores… Machacan el mensaje, insisten, lo repiten, nos aleccionan, nos avisan, nos advierten y lo peor es que casi nos convencen.

Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades, nos dicen, y esto no puede seguir así. Estáis gastando lo que
no tenéis y nos estáis haciendo gastar a nosotros  lo que no tenemos para acudir en vuestra ayuda (como si todo eso y sus sueldos, coches y prebendas no los pagáramos con nuestros impuestos). Quieren hacernos sentir culpables, quieren que nos resignemos a lo que pasa y que comulguemos con ruedas de molino. Pero nosotros no tenemos la culpa. Nosotros no gastabamos más de lo que teníamos, trabajamos cada día y no nos aprovechamos de los servicios sociales ni abusamos de nuestros derechos. Únicamente somos culpables de vivir en el mundo que nos hemos encontrado. Nosotros no hemos puesto las reglas.

Los mismos que nos han llevado a esta situación en la que estamos —políticos, banqueros, grandes magnates— nos imponen una austeridad que ellos no practican. Claman por las urgentes, necesarias e inevitables reformas estructurales que nos salvarán del caos, se rasgan las vestiduras por los inmensos costes de los servicios públicos y a nosotros nos tachan de egoístas y de querer servicios gratuitos y de calidad. ¿Quiénes nos creemos que somos para merecer una educación y una sanidad de calidad? ¿Cuándo empezamos a pensar que pagar impuestos nos daba algún derecho? ¿Cómo nos atrevemos a exigir responsabilidades? No y no, olvidemos todo esto, la única solución es recortar o eliminar gastos excesivos e inútiles como la educación, la sanidad, la ciencia o el apoyo a las pequeñas empresas.

Hay que reducir salarios y suprimir gastos improductivos como la asistencia a los mayores y las personas desfavorecidas, en definitiva, a los que no tienen dinero que gastar. La moderación salarial parece ser el remedio milagroso para la economía mundial. Pero es necesario, muy necesario, salvar a la banca, a las grandes compañias, el prestigio de España, que por lo visto viene dado por lo bien que vivan nuestros políticos, por los gastos de representación, por sus sueldos y sus prebendas y canonjias.
Que manía tenemos con querer cobrar un sueldo digno por nuestro trabajo, un salario que nos permita comprar lo que necesitamos o incluso aquello que no necesitamos (no llego a comprender quién va a comprar las cosas que producimos cuando la gente del montón no podamos pagarlas).

Deben convencernos de que no hay otra solución o se les desmonta el tinglado. Tan solo sufriendo en silencio y cumpliendo las directrices de nuestros sabios y preclaros dirigentes, convenientemente instruidos por sus verdaderos jefes, podremos salir adelante. Volveremos a tener trabajo, aunque más precario y peor pagado, volverán a concedernos créditos, aunque a menos de nosotros y seguramente más caros, pagaremos por la sanidad y la educación, volveremos a creernos ricos y felices y encima tendremos que darles las gracias.. Nos habrán salvado de la crisis de la que no somos culpables pero de la que nos culpan.
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ.
Para ir al inicio pinchar AQUÍ 

3 comentarios:

  1. Enteramente de acuerdo. Desde Sevilla

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado encontrarte. He supuesto que íbamos a estar bastante de acuerdo en cuanto he visto la viñeta de forges.
    estoy por Madrid , a veces también paso la frontera y me voy a Castilla - León.
    Un saludo
    me parece superinteresante tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias spin-a.
      Un saludo y quizá la vida nos dé la oportunidad de encontrarnos en algún lugar.

      Eliminar