9 mar. 2012

Comunicación No Verbal: Diferencias Culturales- BRITÁNICOS (1).


Iniciamos aquí una serie de artículos dedicados a analizar las diferencias culturales y como estas influyen en la comunicación no verbal. Nuestro primer acercamiento lo realizaremos a una cultura relativamente cercana, tratando de unificar criterios para no hacer excesivamente complejo este estudio. Es verdad que existen diferencias entre los naturales de las islas del norte, exactamente igual que existen entre un vasco y un andaluz o un castellano y un canario, pero sería excesivamente complejo y seguramente poco útil entrar en niveles tan definidos.
Comunicarse por razones personales o de negocios con británicos requiere un profundo conocimiento de la comunicación típica y el estilo de negociación de aquellos. Una buena comprensión del contexto cultural ayuda a explicar comportamientos que de otra manera podrían parecer peculiares. Ese conocimiento permite predecir y adoptar nuestro propio estilo con el fin de evitar confusiones innecesarias y encontrar un terreno común para el acuerdo.
Una manera de describir una cultura nacional es el analizar sus diferentes características en términos de las dimensiones de la cultura. Denominamos dimensión a un aspecto que se puede medir con relación a otras culturas y agrupa una serie de fenómenos en una sociedad, fenómenos que aunque parezcan independientes siempre son el resultado de una combinación y funcionan conjuntamente. La agrupación de esos diferentes aspectos se basan siempre en estadísticas, es decir, tendencias, lo cual implica que no siempre se producirán.
Esas dimensiones que citábamos han sido estudiadas para las diferentes culturas, culturas que se han tratado de catalogar según su tendencia hacia un polo o el opuesto. Aunque existen otras muchas posibilidades, mayoritariamente suelen estudiarse las siguientes:
-Universalismo vs. Particularismo.
-Individualismo vs. Comunitarismo.
-Tendencia a lo Específico vs. Tendencia a lo Difuso.
-Preferencia por el Logro vs. Preferencia por la Adscripción.
-El Tiempo como secuencia   vs.  Visión del tiempo como sincronía.
UNIVERSALISMO.
El enfoque universalista plantea la necesidad de aplicar siempre unas normas asumidas por
la sociedad, por contra, el enfoque particularista maneja esas normas sociales en función de las relaciones y las circunstancias, dejando de lado códigos abstractos de la sociedad. Por tanto, en una cultura universalista las relaciones de amistad mantendrán una cierta proximidad a otras más formales como las de negocios, mientras que en una sociedad más particularista esas relaciones de amistad podrán relajarse o distanciarse de los códigos aplicados en las relaciones más formales.
La cultura británica puede ser clasificada como universalista, lo cual tiene una serie de implicaciones importantes. En primer lugar, los acuerdos alcanzados durante las negociaciones con socios de negocios británicos siempre serán por escrito, independientemente de la importancia de estos y la amistad con nuestro interlocutor. Una firma sobre un contrato es algo definitivo para las mentalidades universalistas. Aquí encontramos algo importante, mientras que en determinados países una negociación posterior a la firma del contrato es aceptada, los británicos no estarán dispuestos a renegociar en una etapa posterior. La simple proposición de esta negociación como posibilidad no situará a ojos de los británicos en el lugar de aquellos que no son dignos de confianza. En definitiva, los británicos -una vez firmado el contrato -aplican aquello tan español de "un trato es un trato".
Mientras que en culturas más particularistas la negociación puede ser algo más personal, entre los británicos es habitual la presencia de abogados en el proceso de negociación, la discusión a fondo de los detalles legales con antelación, la aceptación únicamente de argumentos racionales y profesionales, ignorando la relación personal.
Del párrafo anterior deducimos que en las culturas universales no debemos dedicar mucho tiempo a forjar lazos estrechos con la contraparte, sino a trabajar sin demora. Los procedimientos uniformes impuestos por las oficinas centrales, así como la transparencia y la coherencia, juegan un papel importante.
INDIVIDUALISMO
Esta dimensión de la cultura tiene que ver con el hecho de que las personas que consideren principalmente como individuos y no como parte de un grupo. Como hemos dicho los británicos pueden ser descritos como moderadamente individualistas. No obstante existirán individuos que se sientan más individualistas que otros. Una forma sencilla, aunque inexacta, de vislumbrar si la persona que tenemos frente a nosotros es más individualista que universalista la encontramos en su forma de expresarse. Si la persona utiliza frecuentemente el "Yo" estaremos ante un individualista, si por el contrario utiliza mayoritariamente el "Nosotros", es probable que se trate de un universalista. El individualista se siente cómodo tomando decisiones por su cuenta y no duda en asumir la responsabilidad personalmente, pudiendo no considerar necesario consultar a sus superiores y ser su prerrogativa asumir personalmente la responsabilidad. Esto puede parecer beneficioso, ahorrando tiempo en la toma de decisiones, pero al mismo tiempo sumamente peligroso. Recuerdo el caso de un traductor (ni siquiera el representante de la empresa, sino un traductor), que proveniente de una cultura más individualista, añadió el rol de participe en la negociación y en lugar de ser neutral añadía sus propias interpretaciones a la mediación.
En el próximo post analizaremos aspectos como la "Especificidad", la "Orientación al Logró" y los aspectos específicos de Comunicación No Verbal.
Para continuar leyendo el hilo pulsar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario