19 mar. 2012

Comunicación No Verbal: Diferencias Culturales- BRITÁNICOS (3).


En las dos entradas anteriores hemos analizado algunos aspectos de la cultura británica en lo referente a las relaciones interpersonales, haciendo hincapié en la comunicación y el estilo de negociación. Vamos ahora a desvelar algunas de las características principales de esa cultura en lo relativo a comunicación propiamente dicha.
Supongo que tenemos claros los conceptos de comunicación "verbal" y "no verbal", la importancia de ambas y como funcionan de manera inseparable, aunque la importancia de la primera (la verbal) sea muy inferior a la de la Comunicación No Verbal. Ya explicamos en su momento que entre el 60 y 80% de nuestros mensajes van a ser transmitidos a través de nuestro lenguaje corporal no verbal, siendo su importancia mucho mayor que aquello que expresemos con palabras. Sin embargo, como el estilo de publicación británica se describe como "explícito", los mensajes que transmiten en gran parte a través de la palabra.
Debemos tener en cuenta que la palabra, la Comunicación Verbal, se transmite principalmente a través de dos canales diferentes: "Contenido" y "Forma". Como señalé en el anterior post la cultura británica está clasificada como de "bajo contexto", lo cual significa que a excepción de la pequeña charla de presentación o apertura los británicos se centran en el asunto a tratar rápidamente. Siempre -no sólo en Inglaterra- es aconsejable tratar de iniciar una conversación con preguntas abiertas (aquellas que permiten a nuestro interlocutor una explicación más amplia, en vez de preguntas cerradas, es decir, las que deben ser respondidas con un sí o un no.
Entre los británicos -para cortar el hielo del primer encuentro- son bienvenidos temas como
el clima, los deportes, algún asunto de actualidad, historia de su país como cultura y música popular. Las personas que pertenecen a esa cultura suelen ser tolerantes con los demás puntos de vista, sin embargo, es preferible evitar determinados temas, entre otros la política, la religión, la familia real y sobre todo, cualquier aspecto de su vida personal que no nos haya sido transmitido por nuestro interlocutor. Aquella gente del norte son muy celosos de su intimidad y la mera sospecha de que podamos haber investigado mínimamente a su familia o su trabajo, puede generar un enfrentamiento.
Si bien es cierto que el estilo de comunicación británico, como ya hemos dicho, es bastante directo, esto no elimina una gran precaución en sus respuestas. Hacer negocios al otro lado del Canal de la Mancha supone que a preguntas directas nos contesten frecuentemente con evasivas, lo cual llevará la conversación a una situación de sutileza y ambigüedad. Puede que nuestro interlocutor utilice el humor  o el eufemismo, es el famoso "humor inglés", pero cuidado, en muchas ocasiones la utilización del humor por parte de un británico no significa una apertura, sino un mecanismo de defensa, sobre todo si al fondo de ese "humor inglés" encontramos un cierto tono de ironía. El uso del humor por los británicos es una forma de ocultar determinadas emociones ("Stiff Upper Lip").
Citados más arriba el segundo canal por el que se transmite el contenido de la información, es decir la "Forma" de lo que se dice o en que se dice, lo cual tiene una gran importancia. Nosotros, la gente del sur, aunque no esté excesivamente bien visto podemos interrumpirnos, hacer aclaraciones en mitad de una frase cortando el discurso de nuestro interlocutor, pero esto resulta imperdonable determinadas culturas. Para los anglosajones (ya hemos dicho que son secuenciales, primero una cosa y luego otra) esto puede resultar imperdonable, a menos que nuestro interlocutor sea un minero galés incapaz de tenerse en pie  ni aferrado a una farola mientras vomita litros de cerveza, pero a ese nos lo encontraremos en algún lugar de la costa española más fácilmente que por allí arriba. De todos es conocido el hecho de que en banquetes de gala tienen la costumbre de hablar alternativamente con las personas situadas a derecha e izquierda, controlando perfectamente el tiempo dedicado a cada uno, lo curioso es que el tiempo lo controla tanto el que escucha como el que habla.
Trate también de evitar pausas incómodas llenando el silencio con cualquier charla entretenida, haciendo un esfuerzo para expresar oraciones completas. La elocuencia es muy valorada por los británicos… preste atención a la corrección de la lengua.

Para seguir el hilo pinchar AQUÍ
Para ir al principio pulsar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario