11 ago. 2009

LA IZQUIERDA.- El Marxismo (y VI) La Socialdemocracia.

"España es un dolor enorme,
profundo, difuso".
Ortega en su discurso
"Vieja y nueva política".

De todas las ideologias contemporáneas la más dañina (por falsa) y la que más hondo ha calado en la indefensa ciudadanía pagadora de impuestos ha sido la Socialdemocracia. Pero, ¿por qué ha tenido tanto éxito?, ¿a qué se debe su buena imagen y su irresistible atractivo para los políticos de medio mundo?

El Cerebro de la Bestia.
Eso de unir en nefasto maridaje la economía de mercado con el socialismo no es nuevo. Bismarck, ese alemán bigotudo y malhumorado al que todos
 conocemos como el Canciller de Hierro, fue el que alumbró la idea fatal, pero habrían de pasar unos cuantos años hasta que tomase forma teórica de mano de un señor inglés bastante dandy que se llamaba Keynes. Este gentleman de la city consagró su vida a escribir libros muy aburridos pero que entre la intelligentsia europea crearon furor. El pensamiento de Keynes era la piedra filosofal que le faltaba a Occidente. Si el obrero se queja, subsidiémosle, y ¿de dónde sacamos el dinero,? pues muy fácil, de la gente que no se queja.
Como para administrar tantos subsidios hace falta mucho contable el ampliar las plantillas de funcionarios a cuenta del erario público se hizo imprescindible, y ¿de dónde pagamos tanto funcionario?, pues de dónde va a ser, del mismo bolsillo con el que se pagan los subsidios. El círculo se cerraba y la paz social estaba asegurada. El sistema era tan idóneo que hasta insignes amigos de la democracia como Mussolini y Hitler aplicaron esos principios a sus Estados Integrales. Continúa aquí
Ir al inicio de este hilo AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario