10 jul. 2010

COMUNICAR BIEN CON NUESTRO EQUIPO. (Parte II)


Continuamos aquí con las recomendaciones del post anterior.
-Estructure su pensamiento.
Una cosa es lo que pensamos, otra lo que decimos y otra diferente lo que entienden los demás, pero en cualquiera de los casos, es necesario plantear mentalmente la forma correcta aquello que queremos decir, en caso contrario el problema de partida de un planteamiento mental erróneo de aquello que queremos expresar, se multiplicará exponencialmente hasta llegar a ser interpretado por. Lo ideal es que nuestra exposición oral sea clara, franca, corta y simple.
Si lo que debemos de comunicar presenta una cierta complejidad, es mejor
practicarlo antemano, tal vez delante de un Espejo, para observar mejor el impacto de nuestro mensaje y si este concuerda con nuestra actitud no verbal.
- Cuidado con el lenguaje no verbal.
Ya hemos citado en el post anterior que es imposible no comunicar con nuestra actitud, nuestros gestos, etc.. El que la expresión de nuestra cara concuerde con nuestro mensaje es algo esencial. Si nuestra actitud contradice lo que nuestras palabras afirman, esa incongruencia será captada –aún de forma inconsciente- por nuestros interlocutores, prevaleciendo sobre nuestras palabras lo que afirmemos con nuestro cuerpo. Procure crear empatía con sus actitudes.
Si es necesario transmitir un mensaje en el que usted no cree, éste nunca será creíble para aquellos que lo reciban. Dos planteamientos son posibles, si una parte del mensaje es para usted creíble y aceptable, céntrese en ella y partiendo desde ahí planteé lo demás como una necesidad. Si no existe esa parte creíble lo aceptable para usted, solamente puede ser creíble si plantea sus objeciones personales, solicitando al mismo tiempo la colaboración de su/sus interlocutore/s por las mismas razones que lo hace usted, lealtad hacia la organización.
La comunicación es un arte, no una manera funcional y pragmática enviar y recibir mensajes.
- Existen “momentos oportunos” y otros que no.
A veces tenemos prisa por entregar nuestro mensaje y lo hacemos en circunstancias que no son las más adecuadas. Si alguien está en un momento de agobio con el trabajo no es lo más adecuado plantear un nuevo proyecto, dejemos que concluyan lo que está haciendo y entonces será el momento oportuno. Es por tanto necesario conocer la situación, el contexto de aquellas personas que colaborar con nosotros, incluso determinados aspectos personales (la enfermedad de un familiar cercano o un divorcio) si son conocidos por nosotros, deben de ser considerados a la hora de de plantear cuál es el momento oportuno y cuál no.
- Empatice.
Una cierta compenetración, sin inmiscuirse en aspectos que el otro no desee, puede acercarnos a las personas que trabajan en nuestro equipo. Ponerse en su lugar, para sentir lo que ellos pueden experimentar nos facilita la relación. Ser cercano, por otro lado, no implica dejar de trasmitir las cuestiones de nuestra responsabilidad, exigir la realización del trabajo en los plazos y la forma adecuados, ni aceptar un trato que no sea respetuoso, pero sí nos facilita el comprender mejor las motivaciones de la otra persona y nos facilita comunicar de una forma más acorde con la perspectiva de aquel. Cuando se dirija a un auditorio, sea el que sea, para que éste entienda y a acepte su mensaje, a pelear sus expectativas y motivaciones.
- No suponga que todos se parecen a usted.
Ni tampoco que piensan de la misma manera. Si parte de esa premisa probablemente surjan malentendidos. Compruebe mediante la retroalimentación, el escuchar al otro e interpretar lo que dice, resumiendo con frases tales como “si no he entendido mal lo que dices es que…” u otras similares que ambos han llegado a una identidad de los planteamientos. En el supuesto de que el otro no expresé nada sobre lo que usted ha dicho, fuerce su respuesta y una explicación sobre si existe un consenso en lo hablado.
Ir al inicio de este post pinchando AQUÍ.

1 comentario:

  1. No me interesaba demasiado esta parte, pero me alegro por que me llevó a lo que tienes de "asertividad" y es buenísimo. Gracias, gracias, gracias. Me servirá no solo para el trabajo, tambien para mi vida normal.

    ResponderEliminar