15 jul. 2010

PENSAMIENTO ESTRATÉGICO (I) ¿Qué es el pensamiento estratégico?


La cadena formada por esas dos palabras “pensamiento” y estratégico” nos remiten a un mundo de gurús y mentes privilegiadas, un mundo de difícil comprensión dominado por sesudos académicos y líderes de grandes empresas dispuestas a poner sobre la mesa una gran cantidad de dinero. Esas dos palabras, cuando van unidas, son capaces de justificar el encumbramiento de determinadas personas o –por el contrario-su marginación y ostracismo. Es suficiente decir que fulanito “tiene un gran problema, no piensa estratégicamente”, para que la gran mayoría de personas consideren justificada la no atribución de nuevas responsabilidades, o una carrera profesional sin ascensos.
Pero… ¿realmente hablamos de algo tan complejo o se magnifica algo que ciertamente es bastante simple? Si nos acercamos al pensamiento estratégico a través de
los libros de los considerados especialistas en este aspecto, de esos grandes gurús, unas veces americanos, otras japoneses y también algunos de habla hispana, nos topamos con un mundo oscuro, intrincado y lleno de dificultades. Si acudimos alguno de los cursos impartidos por estos personajes, no tardaremos en vernos a nosotros mismos como individuos con una inteligencia limitada, pero ninguna de las dos palabras por sí sola se refiere a algo tan ininteligible y arduo como pretenden hacernos creer. No vamos a entrar a definir lo que es el “pensamiento” pues este, desde mi punto de vista, es un término unívoco que –aun con ligeras variaciones- todos somos capaces de comprender, pero sí me interesa que tengamos claro la diferencia entre “estrategia” y “táctica” por ser términos que a veces se utilizan con un mismo sentido.
Estrategia procede del griego “stratçgos”, en realidad un término compuesto cuyo origen procede de dos palabras, una de ella nos habla de ejército y la otra de conducción, dirección o movimiento. En definitiva, la estrategia como acción fue la denominación dada por los generales atenienses a sus planes de acción para la batalla. Fuera de ese ámbito y para que todos nos entendamos, estrategia podría ser definido como “el planteamiento conjunto de una serie de pautas a seguir en cada una de las fases del proceso para el logro de una meta u objetivo propuesto”. En el ámbito de la gestión empresarial, consiste en visualizar un escenario futuro y hacer todo lo posible para que se haga realidad. Es, por tanto, un plan organizado para realizar o conseguir algo, la conceptualización de cómo alcanzar los objetivos deseados. Son los planes antes de la batalla.
Por su parte, “táctica” es un movimiento que se realiza para “poner en orden las cosas”. También procede del griego (τακτικός) y su origen también es militar, nos señala el “arte de disponer, mover y emplear la fuerza bélica para el combate”.
Si aun así no vemos la diferencia, hagámoslo con un ejemplo: Un militar está planeando una estrategia cuando mentalmente o sobre un mapa imagina el número de soldados y el armamento necesario, el mejor lugar para el enfrentamiento, las consecuencias de una batalla exitosa o adversa, etc. Por el contrario, cuando ante un imprevisto ordena una retirada o cualquier otra acción, se trata de un movimiento táctico.
Ambas cosas no necesariamente van unidas, la “táctica del avestruz” consiste en ocultar su cabeza, pero ello no obedece a un estudio previo (estrategia), sino a una táctica, una respuesta que él cree eficaz, lo cual demuestra que se necesita mayor inteligencia para desarrollar una estrategia adecuada, mientras que el movimiento táctico en ocasiones se produce más como una respuesta visceral.
Hecha esta diferenciación, vemos claramente que una estrategia es básicamente una idea, una forma de pensamiento que trata de imaginar el curso de una acción exitosa y así es como se plantea en el mundo empresarial el pensamiento estratégico, como la ideación de la mejor manera en que organizarse utilizando todos los recursos para conseguir un determinado objetivo. Desde este punto de vista, todos somos capaces de aplicar el pensamiento estratégico, lo hacemos a diario en nuestra vida al pensar como organizarnos mejor para conseguir nuestros objetivos, cuestión que también es adaptable a los grandes gurús del pensamiento estratégico los cuales, en ocasiones, tienden a pensar más en sus propios objetivos que en los de la compañía, siendo su verdadera habilidad el presentar su pensamiento bajo el disfraz de estrategia corporativa.
Para continuar este hilo pinchar AQUÍ

2 comentarios:

  1. No sé si lo tengo claro, parece que la estrategia es más del futuro lejano y la táctica del presente o del futuro cercano. La estrategia es como predecir lo que va a pasar.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo.Creo que no es como dices

    ResponderEliminar