13 may. 2011

(II) y se va todo a la mierda?


Si explota, si se va todo a la mierda, dejaríamos de ver como en este trozo de tierra la indecencia es algo que aporta una cierta forma de “glamour”, sí, la “indecencia”, esa palabra asociada a lo vituperable y vergonzoso, a lo que debe ser desterrado, echado fuera, lo que no debe ser tolerado. Pero aquí a la honradez, la honestidad en determinados ámbitos “ni se la ve, ni se la espera”. Algunos dicen que esto sucede en la política, pero es más grave el asunto, aquí y ahora son muchos los que suspiran por ser al menos un “poquito” indecentes, participar del banquete de los poderosos, sentarse a su mesa, sin entender que en cualquier momento se morirá la esperanza de que esto cambie como se murió la confianza en aquellos que nos gobiernan. Así que si esto explota y se va todo a la mierda veremos desaparecer un sistema que enaltece la indecencia porque:
INDECENTE es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el

de un diputado de 3.996 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes.
INDECENTE, es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.
INDECENTE es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).
INDECENTE es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.
INDECENTE es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo.
INDECENTE es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.
INDECENTE es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes) con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.
INDECENTE es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobado por los mismos políticos que viven de ellos.
INDECENTE es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad  intelectual o cultural, para ejercer su cargo.
INDECENTE es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales( más que entre Francia , Alemania y EEUU juntos), chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.
INDECENTE es que ex-ministros, ex-secretarios de estado y ex-altos cargos de la política cuando cesan sean los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público,
INDECENTE es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.
INDECENTE es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios y los pensionistas, sólo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos..
INDECENTE es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven.
INDECENTE es que siempre se arregle España con el sueldo de los trabajadores, sin tocar el de los poderosos.
Y estos de los que hablo son los que hoy se han reunido para solucionar los problemas que nos aquejan, para decir que la solución está en bajar las pensiones a las viudas y el sueldo a los funcionarios, sin tocar -ni de soslayo- ese derecho de pernada que son muchas de sus prebendas, planteando algo así como que solo la tribu de  elegidos seguiran jugando, mientras los demás deben comprender que el juego ha terminado y ya nada va a ser igual.
Así que si esto estalla y todo se va a la mierda, unicamenteo podremos decir que el sistema se ha roto y las alcantarillas se han devorado a sí mismas.




Este post fue colgado en el blog el 10 de Mayo de 2010, fue ampliamente reproducido y enviado por email, pero vuelvo a introducirlo porque un año despues creo que todo sigue igual.



5 comentarios:

  1. Aunque me transmite cierto pesimismo, estoy de acuerdo en todo y me permito añadir lo triste que es ser licenciado en este pais que solo ensalza la mediocridad, desde el presidente al presidente de la patronal pasando por Cándido Méndez.
    Enhorabuena por tu blog Filos
    Sigue agitando nuestras conciencias

    ResponderEliminar
  2. Se puede decir más alto.... pero no más claro.

    Desde Sevilla, Chapó, lo has clavado.

    ResponderEliminar
  3. Alguien así al congreso y que les cante las cuarenta. Desde Santander...agradecido por hacernos pensar.

    ResponderEliminar
  4. Más gente así y entonces sí que se puede arreglar

    ResponderEliminar