21 may. 2011

Democracia. ¿La que inventaron los griegos?

Parecen sentirse orgullosos al decir que nunca tantos parados recibieron ayudas del gobierno y callan como putas el hecho de que cada uno de ellos recibe cada vez menos.
Parados de primera y de segunda, de tercera regional y aquellos que son del partido o de los sindicatos amigos, parados de lujo que engreídos, vanidosos, pasean impúdicamente sus privilegios. No hay trabajo, ni lo habrá y el dinero que algunos privilegiados –mientras podamos seguir haciéndolo-aportamos para ayudar a los que nada tienen, se lo llevan crudo unos cuantos hijos de puta, amiguetes, enchufados, golfos sin conciencia.
La tristeza y la desesperación se ha instalado en millones de familias que ya nada tienen y mientras, éstos zánganos cantamañanas exigen un agradecimiento por su generosidad para repartir subsidios como si salieran de sus bolsillos, mientras empujan cada vez más a miles de personas al fracaso personal y a todos los que vivimos en esta tierra al fracaso colectivo.
Un 40% de nuestros jóvenes sin oportunidades ni esperanzas -tampoco huevos para gritar ¡Hasta aquí hemos llegado!- languidecen instalados en la
desesperanza y entendiendo por democracia esta mierda pintada de colores que nos venden con palabras vanas. Democracia es el término que designó el estado político de Atenas durante el siglo V. Pericles lo utilizó en su “Oración Fúnebre” (atribuida por Tucidides). Para ellos, los griegos, la palabra “democracia” designa el gobierno del pueblo y tiene una serie de características que yo no veo por ningún lado en esta cosa que vivimos, entre ellas:
- IGUALDAD POLÍTICA.
Isegoria e isonomía, dos palabras probáblemente sin sentido para muchos de mis conciudadanos, pero necesarias e incumplidas. Isegoria significa la igualdad en la participación en los “negocios públicos”, isonomía la igualdad absoluta ante la ley, ambas con la intención de proteger a las clases populares de los desmanes de la oligarquía, también para proteger a esa oligarquía de una tiranía apoyada en el pueblo.
- IGUALDAD SOCIAL.
Ni existe ni existirá, la utopía cabalga sobre estas dos palabras.
- GOBIERNO DEL PUEBLO.
Decían los griegos que la soberanía reside por partes iguales en el conjunto del cuerpo cívico y cada cual está obligado a ejercer esa soberanía. Ser ciudadano conlleva una función. En la ya citada “Oración Fúnebre” dice Pericles “Somos los únicos que consideramos no hombre pacífico, sino inútil, al que nada participó en la cosa pública” y Aristófanes añade “La asamblea del pueblo y sólo ella, es omnipotente; el poder judicial está en sus manos, ningún cuerpo intermedio equilibrará su poder, nuestra preocupación esencial consiste en defender este régimen que nos hemos dado de la influencia particular de un individuo o una camarilla”.
Los principios elementales de la democracia están en entredicho. La influencia del poder político disminuye y la actuación de algunos de sus dirigentes atenta contra los principios de una forma de gobierno que podría estar adquiriendo vicios totalitarios.
Dicho esto … Que cada uno piense cuáles de sus obligaciones como ciudadano ha dejado de cumplir. 

5 comentarios:

  1. Interesante blog, aunque quizás demasiada influencia judeo-masona... algo habrá que hacer. jejeje

    Quizás si que sea la que inventaron los griegos, puesto que ellos convivían con sus esclavos a los que no daban ningún tipo de derecho: no eran considerados ciudadanos, al igual que no todos los "Juan nadie" somos considerados personas por los gobernantes.
    Ese el quizás el problema, que la cosa debería evolucionar, no ir marcha atrás, pero en el mundo no mandan los gobiernos que elegimos, mandan los mercados.
    Y ni siquiera podemos elegir mas gobierno que el que nos ofrecen entre dos únicas alternativas, puesto que las otras jamás podrán gobernar.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en todo lo expresado y comentado, antaño se gestó un pensamiento de igualdad en derecho y justicia, para no ser sometidos ante la tiranía de ningún desquiciado de poder, pero su civilización envuelta en guerras por la supremacía de sus naciones, imponían la inexistencia de libertad para con la población dominada, en la mayoría de casos, hacia la parte más débil de ésta y principalmente, mujeres a las que se les explotaba en haciendas y lechos.
    Aún así, éstos pensamientos de democracia, no carecen de valor, pues hoy en día donde la esclavitud se ha erradicado en su forma antigua, se prima por dichas ideas y son las que se utilizan para la elección de gobierno. La lamentable pena, es la dejadez de quienes votan por ella y se abandonan a la suerte de las labores de los elegidos, como si ya todo dependiera de ellos, generando así un control dictatorial en la base de la elección del pueblo.
    Catastrófica paradoja la nuestra, sentirnos prisioneros de nuestra libertad, para no tener el coraje y los cojones de decir ¡Basta!, y ¡Discutirles! sus procederes inicuos e interesados en perjuicio evidente del pueblo.
    Me invade una sensación esperanzadora por el medio que usamos, para denunciar todo éste pillaje, pues ya se está sentando precedente de lo que sucede cuando se alcanza ¡UNIDAD DE PENSAMIENTO!, ante tantas tropelías obvias, se está unificando el descontento generalizado que llevará en su momento a la acción.

    Mis Saludos cordiales, FILOS.

    ResponderEliminar
  3. Un saludo Juan, apague la luz y me reí muchísimo cuando poco después ví en televisión a un joven que decía: “Mi padre, 72 años, bajó al cuadro de contadores y dejo sin luz a toda la urbanización” añadiendo “Así. ¡ Con dos cojones el abuelo!”. Hombre, tampoco es eso, pero me arranco una carcajada imaginando la situación.

    ResponderEliminar
  4. JAJAJA... FILOS, no sabía nada de ése caso, me servirá (con tu consentimiento) para contarlo como paradoja curiosísima, estuvo muy bien lo del "abuelo", ¡las cosas o se hacen o no se hacen! ¡joder!, como antaño.... que se le ponían "cojones" a las cosas sin tantas contemplaciones ni pamplinas ¡Joder con el Abuelo!, ¡Yo, hasta le aplaudiría!, no por el hecho en si, sino por la determinación en busca de hacer "fuerte" la propuesta... jajaja. ¡Que bueno Filos!, por mi parte querido amigo, estoy decidido a apoyar y promulgar, toda propuesta que persiga bienes y justicia en nuestra sociedad y también para la del resto del mundo, al final he dedicado mis tres blog al mismo fin, si te pasas por ellos podrás comprobarlo, y en lo que te apetezca y estimes oportuno, actúes conforme a lo que tu buena conciencia te demande. Un Abrazo mi estimado Filos.

    ResponderEliminar
  5. Una reflexión muy, pero que muy interesante

    ResponderEliminar