1 may. 2011

Humor: Anécdotas reales sucedidas a profesores de Medicina.

Primera anécdota
El profesor estaba hablando de los altos níveles de glucosa hallados en el semen. Una alumna levantó la mano y preguntó:
-Si le he entendido bien, está usted diciendo que hay un montón de glucosa, como en el azúcar, en el semen masculino ?
-Es correcto -respondió el profesor.
Levantando la mano de nuevo la chica preguntó:
-Entonces, ¿por qué no sabe dulce?
Tras un silencio estupefacto, la clase completa estalló en risas. La cara de la pobre chica se puso rojo brillante cuando se dio verdadera cuenta de lo que, sin querer, había dicho.
Recogió sus libros sin decir una palabra y salió de la clase para nunca más volver. Sin embargo, mientras cruzaba la puerta, la respuesta del profesor fue clásica. Totalmente serio, respondió a su pregunta:
-No le sabe dulce porque   las papilas gustativas para el dulzor están en la punta de la lengua y no al fondo de la garganta.

Segunda anécdota
Una profesora universitaria estaba acabando de dar las últimas informaciones a sus alumnos sobre el examen final que harían al día siguiente. Terminó diciendo que no habría
excusas para quien no acudiese al examen, a menos que se tratase de un accidente grave, enfermedad o muerte de algún pariente próximo.
Un gracioso que estaba sentado al fondo de la clase preguntó con ese típico aire de cinismo:

-De entre esos motivos justificantes...¿podemos incluir el de extremo cansancio por actividad sexual?
La clase explotó de risas mientras que la profesora aguardaba pacientemente a que todos se callasen. 
Entonces ella miró al payaso y le respondió:
-Eso no es un motivo justificativo. Como la prueba será tipo TEST, usted puede venir y escribir con la otra mano... puede usted contestar de pie, si es que no puede sentarse.


Tercera anécdota
En clase de Medicina pregunta el profesor:
- ¿Quién puede decirme cuál es el órgano del cuerpo que puede agrandarse 9 veces su propio tamaño?
Toda la clase se queda en silencio, y una chica muy tímida levanta la mano y dice:
- El pene.
Y el profesor responde:
- No... Es la pupila, pero felicite a su novio de mi parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario