11 jun. 2012

Trabajar y/o vivir en otro país. (X) - Oriente Medio (1)

Un buen amigo marcha a Oriente Medio, al frente de un grupo de personas, con la intención de iniciar un negocio y me solicita unas orientaciones generales sobre cómo actuar. Para él es perentorio conocer algo de aquella cultura. La charla se celebra en una cafetería, un par de horas y a correr. Lógicamente este no es el sistema, pero no hay tiempo de más, la partida es inminente y el grupo desconoce totalmente las costumbres de aquellas tierras. Me asusto, tiemblo ante su atrevimiento y durante esas dos horas le doy unas mínimas nociones. El tío queda tan encantado que se disipan, mientras yo me horrorizó aún más , parte de sus miedos. Me solicita que, sí puedo, escriba unas cuantas notas que puedan leer sus colaboradores. Pues bien, aquí están. ¡Que Dios reparta suerte, hermano!
Antes de hablar sobre el Oriente Medio como una región única y delimitada, es importante tener en mente dos cosas. En primer lugar el Oriente Medio no es una región homogénea. La zona no está poblada únicamente por árabes, también los kurdos, turcos, iraníes y mucho más. Además, no sólo está habitada por musulmanes. En esta región viven cristianos, judíos, practicantes del zoroastrismo, etc. Por simplicidad me centraré principalmente en los árabes.
En segundo lugar, les ruego tenga en cuenta que este artículo es una generalización acerca del Medio Oriente. Las generalizaciones son las observaciones formuladas por terceros dentro de una región de una cultura o sociedad, no teniendo en cuenta las diferencias grupales. Por ejemplo, es una generalización pensar que las mujeres en el Medio Oriente no se dan la mano con los hombres, pero siempre habrá excepciones a la regla.
No obstante, las generalizaciones actúan como red de seguridad útil, es decir, si alguien va a la región y no sabe nada sobre ella puede utilizar las generalizaciones hasta que empiezan a entender las cosas por sí mismo.
El Medio Oriente es lo que podríamos llamar en la jerga intercultural "una cultura basada en la relación", es decir, las relaciones personales son la base de
lo social, la interacción y los negocios. Las culturas basadas en la relación por lo general tienen las siguientes características:
1 Colectivista -. Esto significa que en estas culturas el "nosotros" tiene prioridad sobre el "yo". Esta mentalidad hace que los intereses, las opiniones y decisiones del grupo tengan mucho más peso que el de la persona.
2 La Familia -. La familia o la tribu son una centralidad en la vida diaria. En esas culturas las relaciones muy estrechas se construyen con un pequeño grupo de personas mientras que en las culturas más individualistas las personas tienden a tener relaciones con muchas personas. Tal tipo de actuación centrada en la familia tiende a anteponer los intereses de ese grupo. Podemos considerar manifestación de este tipo de pensamiento el que el favoritismo por personas próximas a ese grupo, o el nepotismo (utilizando una palabra más rotunda), sea visto como algo natural. También la protección de esa familia y de su "honor" están situados en un lugar prioritario.
3 Jerarquía -. Una sociedad jerárquica tiene muy claro que existen niveles de autoridad. Ellos tienen su influencia en los estilos de gestión, en las culturas menos jerárquicas se espera del subordinado que use la iniciativa, la participación en la toma de decisiones y se le concede el que pueda decir "no" al jefe, incluso que tenga con  este una relación informal. En la cultura árabe, considerada claramente jerárquica, el "jefe" tiene exclusividad sobre el control de las decisiones. Los colaboradores se limitan a recibir órdenes explícitas más que orientaciones. Esto hace que las reuniones "productivas", aquellas donde se toman decisiones, en lugar de simples disquisiciones, se realicen en un ambiente muy formal y siempre en presencia de ese "jefe".
4 La vergüenza y el honor -. En este tipo de culturas, por lo general, se produce un énfasis en la defensa de la familia y el honor de la "tribu". Como resultado de ello por lo general hay reglas muy complejas de estilos de participación y comunicación. Por ejemplo, diciendo "no" o planteando abiertamente que se está en desacuerdo con la gente no se suele lograr ese fin de "salvar la cara" de las personas. Por lo tanto, será necesario "andarse por las ramas", perderse en circunloquios, de tal manera que no se sientan heridos en sus sentimientos. Un ejemplo sencillo sería utilizar "Voy a intentarlo", "Haremos el mayor esfuerzo posible" o un simple "Si Dios quiere", en lugar de un rotundo "No".
5 - Redes. Debido a que esas culturas dependen de vínculos y relaciones, las redes son -por lo general- determinantes para el logro de nuestros propósitos. Un medio complejo de favores y la reciprocidad son parte de la vida cotidiana. Que nos introduzcan las personas adecuadas, ser parte de una red, conseguirá hacer funcionar una pesada burocracia.
6. Consenso – En las sociedades jerárquicas las decisiones se toman en función del grupo. Aunque esa toma de decisiones finalmente sea una decisión tomada por una sola persona, existe un nivel   de consulta con otros en la llamada "shura".  Shura significa algo así como examinar las opiniones de aquellos que son más conocedores, para tomar la mejor decisión. Por tanto, para hacer negocios en estos países, es importante no concentrar la "construcción de relaciones", solamente en aquel que toma las decisiones, sino también en los posibles asesores.


Para ir al inicio pinchar AQUÍ. 
Para seguir estilo pinchar AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario