6 may. 2010

REUNIONES.Algunas ideas para no parecer un idiota.(II).

La forma de participar en las reuniones condicionará la manera en que los asistentes piensen de nosotros al final de la misma. Podemos aparecer como un ser mudo, sin ideas, como un extrovertido vocinglero o como la persona que aporta nuevas ideas esenciales, o corrige las desviaciones aparecidas en el trascurso de la discusión.
1. Preguntar
Algunos tratan de mostrar desde el primer momento sus conocimientos y aptitudes. Si así lo hacemos no solamente parecemos arrogantes, sino que estaremos obligados a actuar como expertos en fases más avanzadas de la
discusión donde el tiro puede salirnos por la culata.
La otra forma de actual consiste en realizar preguntas inteligentes, incluso sobre cosas que conocemos ampliamente. Existen varias razones para ello, una es tan simple como que al hacerlo damos la oportunidad al que habla de lucirse, algo que casi todo el mundo agradece. Aparte de ese momento, nos agradecerá la oportunidad (aún de forma inconsciente) y nos considerará una persona interesada en el tema que domina, alguien cercano.
Es indudable que nuestras preguntas deben ser adecuadas al momento, interesantes en su desarrollo, mostrar nuestro interés (que debemos mantener durante la respuesta) y mostrar al mismo tiempo una parte de nuestros conocimientos, esto último sin pasarse, no podemos ocupar su lugar como experto sin ofender a la persona que expone, lo nuestro no puede ser un monólogo que ilustre lo que sabemos.
2. Ser el último en hablar.
No te precipites, como en un juego de cartas es preferible conocer la “mano” que llevan los demás. La espera, además, te permitirá refinar tus pensamientos y puede suponer una gran diferencia en la forma en que seas percibido por los otros. Si tomas la palabra final y haces un resumen de los puntos válidos presentados por el resto de asistentes, estos percibirán esos planteamientos como una contribución tuya y si al final añades una frase que a cada uno de los que ha presentado las diferentes ideas les permita reconocerse en la suya, algo así como “ estas me parecen las ideas esenciales a aplicar al proyecto”, dejas la sensación en cada uno de ellos (que muy probablemente solo sean capaces de asignar al verdadero titular su propia contribución) de un reconocimiento personal que también te será agradecido. No es un engaño, estás cumpliendo una función esencial, los comunicadores sabemos que mayoritariamente se recuerdan las frases dichas al principio y al final de la reunión. Si aun quieres ser y parecer mucho más elegante, repite las mejores ideas como una mirada hacia aquel que la presentó, o un gesto que muestre a los demás a quien corresponde la aportación.
3. Cita tus fuentes. 
La información sin una base puede parecer sospechosa y frágil. Referirse a una fuente de reconocido prestigio válida la información aportada y elimina la posibilidad de ser considerado un sabihondo o un arriesgado. Citar la fuente nos hará parecer más creíbles, humildes y nos da una salida si estamos equivocados.
4. Haz cosas “inteligentes”. 
En una cultura donde la televisión y el fútbol son los reyes, podemos significarnos por hacer cosas más “inteligentes”. Supón que estás hablando con dos compañeros de trabajo sobre lo hecho el fin de semana, uno dice que estuvo viendo futbol con unas cervezas y jugando a los dados con su cuñado, el otro que fue a ver una exposición y escuchar un concierto. Si este último lo a dicho sin alardear, con la necesaria naturalidad y humildad, aún sin darte cuenta tenderas a considerarle más inteligente y valorar más sus opiniones.
5. Toma una posición “contraria”. 
Muy, muy delicadamente si no quieres tener problemas, puedes puedes opinar algo diferente. Si tu posición es bien razonada demuestras que puedes tener un pensamiento independiente, pero con tacto, es facilísimo molestar a la gente. Además con toda seguridad que tú no conoces todas las relaciones existentes y puede suceder que aquel a quien te diriges sea el sobrino del presidente
6. Parecer “distinguido” también esta en los objetos que nos acompañan. 
Si pones sobre la mesa de reuniones una revista porno estas echando un pulso a tu futuro laboral, si te acompaña la revista de Tecnología de Harvard o el American Medical Journal es posible que la opinión sobre tus aportaciones no sea la misma.

Fácil ¿Verdad?.Si realmente eres un idiota estas pequeñas cosas no pueden ayudarte, esto no es más que la decoración de casa, pero si está en ruinas poco podemos hacer, sin embargo, si eres razonablemente eficaz pueden inclinar a los demás a aceptar tus ideas mejor. No obstante el verdadero valor de tus ideas deberá estar no en la decoración, sino en la solidez de las mismas.
Resumen
• Ya que la gente considera mucho las preguntas que se hacen sobre sus áreas de maestría, estas le harán pensar bien de ti.
• La repetición de las mejores ideas de una conversación te hará parecer mejor ante los demás.
• La citación de tus fuentes te hace parecer más creíble y te da una salida.
• Las experiencias culturales diversas a veces se confunden con un mayor nivel de inteligencia.
• Una posición contraria bien razonada muestra que somos capaces de tener un pensamiento independiente.
• Asegúrate de que la gente te asocia con “cosas” que ellos consideran inteligentes.

                         Siguiente post de este hilo  AQUÍ 
                         Ir al princiìo del hilo AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario