31 may. 2010

ENTREVISTA DE SELECCIÓN (IV). Respuestas sencillas a preguntas difíciles1.

Hemos planteado en el primer post sobre este tema las posibles preguntas que te realizarán en una entrevista de trabajo. Vamos ahora a intentar ver la mejor forma de responder a algunas de ellas. Como en una entrevista de trabajo es posible llegar a un número aproximado a las 50 preguntas, la sección huyamos en dos post, este es el primero.
No es mucho el tiempo que tienes para demostrar tu valía y con toda seguridad que hay preguntas típicas que te van a ser realizadas, alguna sobre tus calificaciones, la preparación académica, intereses profesionales y otros para evaluar tu personalidad.
• Hábleme de usted.
No es exactamente una pregunta, pero quizá sea la frase más utilizada en una entrevista. Tienes que tener una breve declaración preparada en tu
mente, no más allá de dos minutos, lo que los americanos llaman “discurso del ascensor”, es decir, lo que podrías explicar en el trayecto típico de un ascensor. No hables en negativo, la gente prefiere oír cosas “positivas”. Problemas en la universidad, ninguno, con tus compañeros de trabajo o supervisores anteriores, tampoco, con hacienda, con tu ayuntamiento, con el guardia de la esquina, con nadie, nunca.
• ¿Por qué abandonó su anterior empresa? 
Sonríe ligeramente y retomando la seriedad plantea una razón positiva como la búsqueda de una oportunidad o buscar algo especial, hacer cosas diferentes. Es decir, razones de futuro.
• ¿Qué experiencias tiene usted en este campo?
Habla de cuestiones específicas que se relacionen con el puesto de solicitas. Aún no teniendo una experiencia específica, aproxímate todo lo que puedas.
• ¿Cuáles han sido sus éxitos laborales? 
Seguro que tienes alguno. Una posibilidad es hablar de que te has fijado metas y estas se han ido cumpliendo, quizá no todas puesto que aún tienes algunas en fase de alcanzarlas.
• ¿Qué dicen sus compañeros de trabajo usted? 
 Seguro que si rebuscas en tu memoria existen un par de comentarios que puede recordar.
• ¿Qué sabe de esta organización? 
Hoy no es difícil hacer una investigación sobre la empresa a la que te diriges. Averigua su evolución en el tiempo, cuál es su momento actual y quiénes son los actores principales dentro de esa empresa.
• ¿Por qué quiere trabajar para nosotros?  
Si has realizado la anterior investigación seguro que podrías explicar un par de razones. Ser sincero. Si puedes, intenta relacionarlo con alguno de los objetivos por cumplir de los que antes hemos hablado.
• ¿Conoce alguien que trabaje para nosotros? 
Sería curioso que tu tío trabajara en esa empresa y no lo supieras, pero el entrevistador seguramente tiene acceso a las listas empleados, así que procura enterarte. En cuanto los conocidos, mencionados solamente si sabes que tienen una buena opinión de ti.
• ¿Cuáles el salario al que aspira? 
 Una pregunta difícil. Si calculas mal y fallas la respuesta… se acabó. En vez de eso plantea algo como: “esa es una pregunta difícil de responder. ¿Me puede decir en que rango se mueve la oferta para este puesto?” A veces sucede que el entrevistador, si no es muy experto, incluso te lo diga. Si no es así e insiste en la pregunta, puedes contestar que depende de los pormenores del trabajo y a continuación dar dos cifras como una gran amplitud entre ambas.
• ¿Sabe usted trabajar en equipo? 
Por supuesto, pero sin alardear. Una pequeña cita es suficiente. Probablemente esta sea una respuesta clave.
¿Cuánto tiempo le gustaría trabajar con nosotros si fuera contratado? 
Decir “para siempre” no es lo ideal. Es mejor alguna frase como: “Me gustaría que fuera mucho tiempo”, o bien “Tanto como quería que estoy haciendo un buen trabajo”.
• ¿Si tuviera que comunicar a la empresa algo que puede suponer el despido compañero, que haría? 
Cuidado, cuidado, cuidado. En primer lugar es una pregunta de comprobación de su respuesta anterior sobre el trabajo en equipo. Si usted dice que no le importa es lo despidan está fallando. Insista en que no sería algo que se hiciera sentir bien, pero que lo haría si está seguro de que es lo que hay que hacer. En caso de que esa persona haya creado una situación perjudicial es necesario proteger a la organización.
• ¿Qué piensa usted que es el trabajo? 
 No se trata hacer un discurso. Simplemente decir que el trabajo es algo que hay que hacer y se hace. Corto y positivo.
• ¿Si pudiera vivir sin trabajar lo haría? 
Si dices que no van a pensar quieres un maldito embustero. Por tanto la respuesta es “Sí, y puesto que necesito trabajar creo que este es un buen trabajo para mí”.
• ¿Alguna vez ha dejado su puesto de trabajo? 
Si no lo has hecho la respuesta es no, en caso contrario, decir abiertamente que sí, evitando decir nada negativo acerca de las personas o la empresa en la que sucedió.
• ¿Qué cree que puede aportar a nuestra empresa?
Una pregunta importante. Si has estudiado mínimamente el puesto, seguro que en este momento tienes la posibilidad de destacar tus mejores cualidades y capacidades.
• ¿Pero por qué cree que debemos contratarle? 
 Señala lo que puedes aportar, pero nunca se compare con otros candidatos.
¿Qué sugerencias o innovaciones aportó a sus anteriores empresas? 
Ten una lista de al menos dos o tres preparadas. Si alguna de ellas está relacionada con el tipo de trabajo que solicitas que estás poniendo en la cabeza de la competición.
• ¿Qué es lo que más le molesta en un compañero de trabajo? 
Cuidado, otra pregunta trampa. Una breve respuesta diciendo que normalmente se lleva bien con los compañeros y hasta ahora no ha encontrado nada que no pueda soportar es suficiente.
• ¿Cuál es su mayor fortaleza? 
Aquí existen muchas respuestas, desde mantener una actitud positiva ante el esfuerzo y los retos, hasta la capacidad de priorizar, pasando por la capacidad para trabajar bajo presión, la de concentrarse en los proyectos, la experiencia profesional, las habilidades de liderazgo, en fin, tantas que no debes de tener problemas para encontrar una respuesta. Tampoco tienes que ser un hombre orquesta, basta con que toques un par de instrumentos o tres.
• Hábleme de su trabajo ideal. 
Especificar es apostar a caballo perdedor. Si dices que este tu credibilidad seguir al suelo, si dices que otro puede que piensen que no vas a estar satisfecho en el que tratas de lograr. Algo inconcreto es mucho mejor. Simplemente cita algo genérico, “uno donde poder aportar idea, que supongo un reto, me siento satisfecho cuando sé que he podido contribuir al mismo nivel que otras personas, etc.”.
• ¿Por qué cree usted que haría bien este trabajo? 
De nuevo, si las preparado tendrás una respuesta. Rebusca entre tus capacidades, habilidades, experiencia y/o intereses.
• ¿Qué está buscando en este trabajo? 
Recuerda lo que has respondido cuando te preguntaron por tu trabajo ideal (dos preguntas más arriba).
                                    Ir al inicio del hilo AQUÍ 
Continuar el hilo AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario