3 sept. 2011

INNOVACIÓN-CREATIVIDAD (22). Innovación y ventaja competitiva

En ocasiones tendemos a pensar que la innovación es el todo y con ella es suficiente para alcanzar el éxito empresarial, pero las cosas no funcionan de esa manera. Aunque es cierto que la innovación, los avances tecnológicos y la ventaja competitiva se encuentran conectados, resulta que son aspectos favorecedores del éxito, pero no lo garantizan automáticamente.
Los expertos hablan de otros factores vinculantes para que la innovación lleve al éxito. Suelen afirmar en primer lugar que si esa “innovación es difícil de imitar, es más probable que se produzca una ventaja competitiva sostenible”. Es generalizada también la creencia de que si la innovación se
dirige a lo que el mercado precisa y espera, el éxito está cerca. Un tercer factor que los teóricos del éxito a través de la innovación plantean como muy interesante es que “la innovación permita a la empresa u organización explotar otros aspectos de la misma que puedan “sincronizarse” con ese nuevo aporte". Por fin, como cuarta y última ventaja plantean el que “si las capacidades de todo tipo, tecnológicas, productivas, logísticas, etc. que precise el desarrollo de esa innovación están facilmenteal alcance de la empresa, sus posibilidades de éxito son mucho mayores”.
Desde luego, si el proceso o los resultados de la innovación son difíciles de copiar, esto se traduce en una ventaja competitiva indudable. No hablamos solamente del producto en sí, esa dificultad en la copia puede referirse no solamente el diseño o la función, si el precio o la forma de distribución aportan algo al cliente y le es difícil de aplicar al competidor, la innovación en toda su extensión será mucho más difícil de copiar. Por todo lo anterior es claro que una vez desarrollada una innovación del tipo que sea, las diferentes estrategias aplicadas desde el marketing de producto hasta la distribución, procesado de la información, mantenimiento, garantías, atención al cliente, etc., serán determinantes si son específicos de esa empresa y ofrecen sinergias únicas no disponibles para otras organizaciones. Todas ellas pueden suponer formas de alcanzar el éxito frente a otras empresas y/o organizaciones por su dificultad para imitarlas.
Por otro lado, por muy buena que sea la innovación presentada, si esta no aprovecha todas esas oportunidades distintivas citadas, es probable que su ventaja competitiva inicial desaparezca en un tiempo relativamente corto. Son muchas las empresas que miran con arrobo a sus ingenieros creyendo que en ellos está el secreto del éxito, sin entender que –en ocasiones-lo que preconiza la técnica de los deseos del cliente no van por el mismo y esa disfunción del producto impide su expansión, de ello sacamos otra conclusión ya apuntada en algún post anterior, la flexibilidad es un bien importante siempre y cuando no se traduzca en un constante cambio, esto produce una discontinuidad e inadaptación de todo el sistema y dudas en el cliente final. Pero no sólo en el cliente final, esa continua necesidad de cambio se traduce en dificultades dentro de la empresa que se extienden a todos los departamentos, desde la parte creativa hasta el mantenimiento.
Si esto último se produce, un éxito aparente puede llevar al desmoronamiento del modelo de empresa. Imagine que es empresa, en función de esa innovación teóricamente revolucionaria, precisa para llevarla a efecto modificar sus capacidades, estructuras, relaciones con proveedores, etc., todos esos problemas emergentes pueden ser un incentivo si se gestionan adecuadamente, pero sí la estrategia no es la adecuada pueden suponer la quiebra o –al menos- una fuerte caída de los resultados. Las consecuencias de cegarse ante un desarrollo tecnológico sin calcular las implicaciones estructurales y culturales, o hacerlo de manera descuidada y sin entender, por ejemplo, que un nuevo producto requiere a menudo nuevas estructuras para fomentar la explotación del mercado, pueden ser muy graves
Desde este punto de vista debemos concluir que la actividad innovadora debe de ser compatible con la capacidad de la empresa para gestionar el consecuente cambio, en caso contrario se está poniendo en riesgo la estabilidad de la organización y su eficiencia en aras del énfasis en la innovación, olvidando los demás aspectos.

Para ir al inicio del hilo pinchar AQUÍ
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario