22 sept. 2011

Este insoportable olor a cloaca (Tanta paz lleves...).

Ayer se despidió de todos y lo hizo como siempre, patético y charlatán, pero no es eso lo más grave, sino que el jambo se marchará de rositas una vez más, lo triste es que una vez más otro tipo se marchará de rositas y hay os quedáis los de la gleba, si tenéis huevos arreglar lo que yo he roto. Y es que el tipo se lo monta bien a pesar de todo, él se marcha a "inspeccionar nubes tumbado en una hamaca" y ahí se quedan cinco millones de parados, un país donde muchos jueces se mean ostentosamente encima de la justicia, donde los presidentes, vicepresidentes, ministros y consejeros del todo y de las partes, acompañados de los demás amos del mundo (y el coche oficial) hacen lo que su banquero les dicta y luego se fuman un puro. ¡Con un par, sí Señores, así se hace!


Este memo integral puso los ojos en blanco cuando alcanzó la presidencia del gobierno, ni él se lo creía, se arremangó y en estos siete años, con el mundo por montera, defendió lo indefendible mientras con aire de nuevo rico regalaba dinero a espuertas a todo el que se acercaba a la barra del bar. Posiblemente lo más extenso que haya leído el mamandurrias en toda su vida sea un folleto de Disneylandia y así, a lomos de su megalomanía, se rodeó de Pepiños y Pajines, bobos las botas, necios inconscientes e iletrados que se subieron al tiovivo para llevárselo crudo. Si en algún
momento alguien juicioso dijo en algún sitio lo que todos veían y callaban, aparecían sus lenguaraces matasiete en la tertulia cotidiana para colarse en el salón de nuestras casas a vendernos sus bondades desde esa televisión que pagan los impuestos de los que ya no tienen para comer. A base de lengua y de saliva le hacían el trabajito, pasaban por caja, recogían y se iban tan orondos los muy hijos de puta.
Nos dice el muy imbécil que él sólo sueña con inspeccionar nubes tumbado en una hamaca y me dicen que lo hará en ese León que tanto quiero, estamos jodidos, compañeros, ya no será lo mismo entrar en La Gitana, en El Toro o en La Lola, pensando en poder verle el careto a este elemento capaz de destrozar sin despeinarse lo que con tanto esfuerzo había levantado nuestros padres, nuestros abuelos, capaz de succionarle la entrepierna a sindicatos vendidos, nacionalismos,  apandadores y banqueros, de ignorar a los sensatos, de claudicar ante cualquier grupo de presión mínimamente organizado pidiera lo que pidiera, de mentir un día sí y el otro también, de sobornar a cualquiera que pudiera sujetarle el sillón "costara lo que costara" como dijo en su momento, de nombrar jueces a dedo sin la preparación suficiente para ello con tal de que dictaran la sentencia esperada, de lanzar a unos españoles contra otros si eso servía para mantener "la tensión que es lo que nos interesa", de desmantelar cualquier institución que pudiera plantear el que alguien tan errático, tan  impúdico, tan mentiroso y patético, se fuera a hacer puñetas.  Pero ahora tiene que irse, le llegó el final al talante y la sonrisa imbécil.
Se acaba esta tonta comedia de enredo y acaba en un drama mientras empiezan a buscar otro sitio todos los palmeros. Ya nadie suspira babeante al mirarle , todos intentan escapar de este barco que se hunde, él ya no es nadie, asiste disfrazado de Presidente a la traca final de este carnaval mientras su vicepresidente acampa en Sol junto a los santos inocentes e indignados para protestar contra él mismo. Uno y otro podrían ir a la cabeza de la manifestación haciendo malabarismos con la vajilla de los abuelos ¿qué importa un plato más después de tantos rotos? Este loco ya sólo es un zombi rodeado de otros zombis camino del cementerio, sus amigos "los artistas", sindicatos, sus ministros y ministras (por si acaso la Bibiana  está de guardia), el PSOe ¡maldita sea!, los de Prisa, Público, La Cuatro, Roures y Fofito, Garzón  y sus amigos de la caza y los enredos,los progres, Gabilondo, Montilla, Barreda, los Revilla, los Caldera, Chacones y todos los que aplaudieron los desmanes y ocurrencias de este Atila temerario que ha llevado el país al borde de la ruina, de este traidor a todo y todos, incluidos él mismo y todo un pueblo
Y ahora se marchará de rositas a contar nubes, a observar el cielo, dejando tras de sí este hedor insoportable, este inmenso pudridero, las ruinas, los desechos, esta inmensa cloaca, este gigantesco cementerio. ¿Para cuándo una ley contra los necios, mentirosos, mamarrachos y embusteros?

3 comentarios:

  1. Nunca lei algo que detallara tanto al soplapollas del zp,lo peor es que a los que le votamos nos culpan de lo que a hecho,nosotros no votamos al miserable este y su cuadrilla para esto,pero por mi hija juro que no les vuelvo a votar en lo que me queda de vida,ojala se hundan en su mierda un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Notaba a faltar tus comentarios políticos o de opinión (como los llamas). una vez más ifgua de agudo. Espero leerlos con más frecuencia. Gracias

    ResponderEliminar