1 mar. 2011

¿Qué buscan? ¿Qué quieren? (I)








El acto de desobediencia, 
como acto de LIBERTAD,
es el comienzo de la razón.
Erich Fromm

Todo sube, su prepotencia y el número y nivel de sus embustes, todo sube para que ellos no se bajen de la poltrona, para que el director de su banco siga tratándoles como clientes VIP mientras, atrincherados en sus privilegios, estos hooligans del despotismo siguen marcándonos el camino a seguir como si fuéramos impedidos mentales a los que hay que llevar de la mano. Así piensan, en ello creen y así actúan. Ése y no otro es el fruto acabado de su inteligencia superior.
Desde la incalificable vulgaridad de sus acciones personales han decidido que ellos son todo y el todo es ellos. Los españolitos anónimos, esos que se levantan a diario pensando solamente en trabajar de sol a sol para que aun así no les llegue para la hipoteca, o peor aún, esos cinco millones –o seis, o siete, vaya usted a saber- que se levantan pero no pueden ir a trabajar porque perdieron su trabajo y dejaron la esperanza en una urna electoral con ese trocito de papel que hoy se pudre en algún vertedero, esos, todos esos solamente son sus siervos, no son nada. La gente buena de esta tierra sólo ocupa un sitio en su magín si se trata de estrujarles un poco más, de coartarles un poco más aplicándole la prohibición de cada semana. Todo sube, la luz, la gasolina, las multas, los parados, la desesperanza, la incredulidad y el desaliento, la perplejidad y la preocupación de esas hormiguitas insignificantes a las que aplican cada día su “talante”.
 Y es que ya estoy cansado:
- Estoy cansado de que me vendan tabaco y me prohíban fumar.
- Estoy cansado de que bajen los sueldos a todo el mundo menos a ellos.
- Estoy cansado de que me dejen comprar un coche de 235 cv., financien con mi dinero impresionantes autopistas y luego me impidan ir más allá de 110 para ahorrar, mientras 36.000 (ha leído bien, treinta y seis mil) vehículos oficiales de alta gama circulan a la velocidad que quieren, saltándose las normas para en muchas ocasiones llevar a sus ocupantes al último sarao, o lo que es peor, a recoger la “mordida” del último negociete.
- Estoy cansado de los “fondos de reptiles” que pagan prejubilaciones a Delegados de Trabajo (pomposo cargo) en empresas en las que nunca trabajaron y menos aún desde  el mismo día en que nacieron.
- Estoy cansado de que aquellos que un día utilizaron el dinero de los huérfanos de la Guardia Civil para pagar crímenes de estado y se fueron de rositas, vuelvan hoy a utilizar el dinero de los parados para engordar su bolsa y aún nos miren por encima del hombro.
- Estoy cansado de las Leyes Sinde que impiden el acceso a la cultura implantadas por los que afirman que esa cultura es de todos y por tanto todos tenemos que subvencionarla.
-Estoy cansado del encarecimiento de las gasolinas y de que no bajen cuando el petróleo cae.
- Estoy cansado de los sindicalistas, politiquillos y otras subespecies que sin saber sumar 2+2 dirigen nuestras cajas y juegan con el dinero de todos.
- Estoy cansado de sus despilfarros y del continuo aumento de impuestos y tasas.
- Estoy cansado de las negociaciones con ETA y el deplorable olvido de las víctimas.
- Estoy cansado del progresismo-sectario-pijiprogre y sus imposiciones.
- Estoy cansado de una política exterior basada en el insulto a los demócratas y el abrazo a los dictadores.
- Estoy cansado de que tanta mentira nos haya convertido en un país poco fiable para nuestros equivalentes occidentales.
- Estoy cansado de leyes de Memoria Histórica que tratan de deformar la historia.
- Estoy cansado de Leyes de Dependencia sin dinero para mantenerlas.
 - Estoy cansado de Leyes de Igualdad, para las que se creó todo un ministerio, que olvidan el principio esencial de la presunción de inocencia.
- Estoy cansado de Leyes del Aborto que impiden la tutela efectiva de los padres sobre las niñas de 14 años.
- Estoy cansado de las normas de tráfico que obligan a llevar a los trece años (uno antes de que puedan abortar libremente sin consultar con nadie) a esas mismas niñas hasta el colegio en carísimas sillas de bebé.
-  Estoy cansado de las Leyes de Violencia de Género anunciadas a bombo y platillo y su coste en dinero y libertades que sólo consiguen que los crímenes, abusos y violencia sigan creciendo.
- Estoy cansado de Leyes como la de Igualdad de Trato y la No Discriminación que quiere invertir la prueba de la culpa y que el acusado tenga que demostrar su inocencia y que prevé el cierre de empresas y negocios si no de muestras que tú no llamaste chino a un chino.
- Estoy cansado de la congelación/bajada de pensiones, del aumento de las exigencias para tener derecho a ellas y la facilidad y desmesura en las cantidades percibidas por nuestros políticos.
- Estoy cansado de que mis impuestos sirvan para financiar a los bancos porque tienen muchas viviendas, mientras los españoles pierden la suya y deben seguir pagando la hipoteca a esos mismos bancos.
- Estoy cansado de que se ganen las elecciones prometiendo una vivienda para todos y luego se quiten hasta las desgravaciones por la compra de vivienda (Enero de 2011).
- Estoy cansado de que antes de las elecciones se prometa el cheque bebé y luego no se pague.
- Estoy cansado de que los servicios básicos como la luz suban un 9,8% y los sueldos y pensiones bajen en la misma proporción, mientras en sus consejos de administración se sientan antiguos dirigentes del PSOE que cobran sueldos millonarios.

Sigue AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario