20 ene. 2011

¡VIVA ZAPATA Y… OTRA DE GAMBAS, QUE PAGAN LOS DE SIEMPRE!.


Aunque hace un par de meses llegó hasta nosotros el adelanto del disparate y le dediqué un comentario, hoy, por fin… nos hemos vuelto gilipollas. En Europa se ríen de nosotros al ver la ONU de descerebrados que tenemos montada para darle gustìto a cuatro y un cuñado. ¡La torre de Babel en versión Chamberí,compadre! Es la voluntad de nuestro Presidente Zapata para así intentar volver a hacerse arrumacos con los nacionalistas a cambio de no se sabe qué y como la voluntad de este zurdo campanas es ley diga lo que diga el Constitucional... pues aquí estamos, unos apretándose el cinturón hasta ese agujero en que ya no pueden respirar y otros cobrando un potosí por reunirse a tomar decisiones tan absurdas como ésta de hoy, la de poner traductores en el Senado, ese sitio donde hay más absentismo que entre los controladores aéreos. A poco que se descuiden vendrán muchos días en que serán más los encargados de traducir su 
desleal y traidora oratoria que ellos mismos.

Lo que molesta no es que cada uno hable la lengua que le salga de la entrepierna, gallego con su legítima y aranés con la querida, vasco cuando cuente chistes y valenciano con un señor de Murcia, lo que molesta es la estupidez, la majadería y el despilfarro de estos bobos de baba sin madurez ni prudencia, estos insensatos que siguen viviendo en los mundos de Yupi, tomando decisiones absurdas y contradictorias. Un día imponen a los trabajadores hacer un esfuerzo en forma de subida de impuestos y bajada de sueldos, al día siguiente tiran el dinero del contribuyente en cualquier mamarrachada, un día hablan de congelar las pensiones y el siguiente contratan traductores que no son necesarios y tratan de explicárnoslo con una sonrisa intolerable. Un gobierno débil y cobarde -preocupado solamente por complacer a alguna minoría con la que amancebarse para mantener sus privilegios- escenifica una vez más el esperpento de esas plenipotenciarias coristas que salen a la palestra tratando de convencernos de que la aberración y el despropósito de este desgobierno, del que son ministras, no tiene límites.

Cueste lo que me cueste…” dijo el hombre de las grandes milongas, pues bien, aquí está el primer coste. A rascarse el bolsillo muchachos, que a escote nada es caro. Todos a aplaudir y continuar con el culto al líder, a ese personaje nefasto, fanático e inútil, ese infame populista capaz de creerse Dios y convencer de que lo es a varios millones de españoles que con sus votos, honestos la mayoría, nos convirtieron en rehenes de este vendedor de frases, sonrisas y engaños. Presidente, sé que puede parecer dura la diatriba, pero… ¿usted cree que le hubiera votado tanta gente si en su programa electoral hubiera incluido y explicado claramente todo este cúmulo de dispendios? Y si no estaban en su programa ¿por qué tenemos que aceptarlos, pagarlos y además sufrirlos en silencio? Ya sé que usted no se pondrá el pinganillo para no hacer el ridículo, así que le propongo una utilidad para el aparato y el traductor, ambos. Le propongo que se los ceda, por ejemplo, a alguno de los muchos licenciados en paro que les gustaría presentarse a una oposición en Cataluña -esa que un día fue motor de España y hoy es sólo uno de los trozos inconexos de éste “no-se-sabe-que “- y no pueden hacerlo por no tener un perfecto catalán, así podría conseguir un puesto de trabajo, aunque tuviera que realizar su labor –de profesor, pongamos por caso- asistido por el intérprete y el pinganillo. ¿Absurdo? No, trabajaría en las mismas condiciones en que pretenden hacerlo ustedes.

Por otro lado, estoy seguro de tener el apoyo de muchos españoles al solicitarle, tanto  a usted como al señor Montilla, que promuevan la misma iniciativa en el Parlamento de Cataluña y todo lo que allí se diga sea traducido al castellano, pero…¡a queva a ser que no!

Y mientras en España Crisis, crisis, crisis (Picar en play para escuchar la canción)

2 comentarios: