11 oct. 2010

"Vargas Llosa es un derechista muy peligroso"

Querido Guille: me comentan que has sido tú quien ha dicho la frase que da título a estas palabras. Mira que ya te dije en otro post que tú a lo tuyo y una vez más no me haces caso. Sabes de mi cariño hacia ti, pero aún así ésta es la última carta que te escribo. Nadie en este blog ha recibido dos cartas personales como tú, pero razones no me faltan.
Hoy voy a decirte que sí, que estoy de acuerdo contigo en que Vargas Llosa puede ser peligrosísimo y en según qué sitios ser considerado hasta un delincuente común, pero eso… en según qué sitios. Tú, sin embargo, sabes (o deberías saber) que para mí eres el que más mola, siempre pensé que te perderías dadas las compañías que frecuentas, pero no, mira tú por dónde -contra todo pronóstico- te has hecho un nombre, sales en los periódicos, te relacionas con la izquierda caviar, bailas al son con la Barden, te vistes de astroso para salir a la calle pero tienes la cuenta del banco bien forrada, todo un triunfador, un crack, un monstruo, no como tu padre, ejerciendo la medicina día a día, tratando a las mejores familias, total para que le pongan su nombre al quirófano de un hospital de Madrid, bueno, también para pagarte los mejores colegios y mandarte a los EE.UU.  a estudiar arte dramático. ¡Que  equivocado estaba,  con lo bien que lo hubieras hecho en la China de Mao, o en Corea del Norte! Hay que ver, machote, la pasta que te gastaste y al final me sales criticando a Vargas Llosa. Por cierto, nunca me dijiste que habías estudiado en el mismo sitio que el sacamantecas ese de Oliver Stone que también dice -como tú- que quién ha leído a Vargas Llosa. ¡Que pregunta! Pues yo mismo. Antes -¿sabes?- el señor Vargas Llosa, ese de derechas por el que dices sentir desprecio y miedo,  escribió sobre la dictadura de Trujillo, la de Odria en ese Perú que me duele y amo, pero analizando lo que le había sucedido en tu amada Cuba a un tal Heberto Padilla se hizo totalmente de derechas. No se molestó sólo él, sino también Julio Cortázar, Simone de Beauvoir, Margarite Duras, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Alberto Moravia, Octavio Paz, Juan Rulfo, Jean-Paul Sartre, Susan Sontag,   en fin, gente que no conocerás porque no son de la cuadra esa de la ceja. Son escritores, escriben libros que son una cosa como las revistas pero más gordos.
Ay Guille, machote, ya sé que eso que fumas te da ganas de hablar y te hace más decidido, pero contrólate que luego te sacuden en Marruecos y me tienes muy preocupado, o nos sales con estas perlas, mira que hay que tenerlos cuadrados para criticar a alguien cuando todos lo elogian. Claro, luego me hablas de que nadie te entiende ni te quiere, es que dices cada cosa. Pero aunque el mundo esté contra ti y tus amigos -que anda que ya les vale lo bien que se lo montan y lo que nos venden- sabes que al menos mientras yo viva, siempre, siempre, habrá una persona que te querrá y no te tenga manía…aunque tampoco te entienda.
Por cierto, dice mamá que cuando andes por esos desiertos de por ahí abajo te quites la kufiya palestina, que eso agobia mucho y a ver si, además, te va a dar un golpe de calor y que si es de verdad -cosa que no creemos porque allí no dan subvenciones tan fácilmente- eso de Cuba, que si te vas te pongas sombrero, que el sol del trópico es muy traicionero.
Un abrazo. Tu padre.

Para escuchar esta chirigota de Cadiz pulsar play.


No hay comentarios:

Publicar un comentario