15 abr. 2010

¡Adiós, compañero!


Has estado junto a mí durante cinco años, a cambio yo te he dado de comer cuando lo necesitabas, te he tratado siempre como un rey, pero llego la hora de separarnos, amigo.
Espero que allá donde vayas te traten bien, yo recordaré los momentos que pasamos juntos, aquellos paseos por el borde del mar son tuyos y nuestros, nunca nadie nos los podrá robar. Tú tan “chulo” cuando te quitabas el sombrero, nosotros tan

placenteros con la brisa deslizándose suave, el sol en la cabeza y los olores del campo, la montaña, la ciudad o el mar embargándonos a todos, son y serán nuestros, pero se acabo, tú tienes que seguir tu camino y yo buscar un nuevo acompañante para esta primavera que se acerca.
No sé si se parecerá a ti o será algo diferente, si buscaré en él las mismas cualidades pero renovadas en razón de su juventud o por el contrario, lo más probable, me dedicaré a intentar controlar reacciones más deportivas, una mayor energía y un carácter más difícil de dominar en razón de su fuerza.
¿Sabes? Creía tener el sustituto para ti antes de que te fueras y luego resulto que cada vez que miraba a otro me parecía poco en comparación con lo que había dejado. Así que aquí me tienes, me he desprendido de ti y aún no se si encontraré otro coche que me dé tantas satisfacciones.

4 comentarios:

  1. Pido disculpas a aquellos lectores a los que una falta de ortografía clamorosa en este blog haya dañado la vista, suelo escribirlo sin teclado, dictándolo al micrófono y ello implica la posibilidad de que palabras con una pronunciación similar sean escritas en la forma incorrecta. Las prisas suponen que en ocasiones no revise suficientemente lo escrito, lo cual no me exime de responsabilidad.
    Pido disculpas de nuevo y prometo revisar de ahora en adelante lo escrito, aunque ello suponga tener que estar atento a la pantalla en vez de examinando alguna otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Hasta casi el final pensé que hablabas de otra cosa.Je,je

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro de que en el momento en que poseas un vehículo de fabricación germana dejaras de echarlo de menos... Al tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Utilicé hasta "quemarlo" un Mercedes 300D hace unos años y guardo un buen recuerdo de él, pero no son los únicos que pueden darte satisfacciones. Si sigues el blog verás en otro post que ya compré, no es alemán, sin embargo espero grandes satisfacciones de él. Gracias por el consejo

    ResponderEliminar