13 abr. 2010

LA ESCUCHA, un instrumento crítico. ®


Escuchar, tanto en el trabajo como en la vida, es esencial. Respondemos según el nivel de información que tenemos. Pero no todos los modelos de escucha son válidos. Trataremos en esta hoja los puntos básicos de la denominada “escucha activa”.
Para llevar a efecto una “escucha activa” es necesario:
1. Prestar una atención plena.
2. Evitar distracciones e interrupciones.
3. Resumir y reflexionar sobre lo escuchado.
4. Emitir palabras de soporte (sí, claro, cierto, entiendo, puede ser,
no sé, etc.).
5. La expresión facial y actitud corporal debe acompañar la conversación.
6. Realice preguntas sobre lo que le han trasmitido.
7. Compruebe haber entendido lo que se le dice. Puede utilizar frases tales como “creo entender que”, “sí no le he entendido mal”, etcétera.
8. Entregue un poco de acción hacia lo que usted oye.
9. Tenga paciencia y tolerancia.
10. Pida explicaciones complementarias en aquellos aspectos en que su interlocutor podría tener mayor experiencia y/o conocimientos que usted.
Elimine las interrupciones, si es posible descuelgue el teléfono, solicite no ser interrumpido antes de la conversación, etc.. Borre de su mente prejuicios que puedan determinar una actitud negativa.
No olvide ser asertivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario