29 abr. 2010

ASERTIVIDAD (V) - . ¿Entonces, qué es ser asertivo? ®

Ser asertivo significa ser claro sin agresividad, groserías o actitudes descorteses.
Para ser claro debemos de utilizar frases que así lo presenten por ejemplo. El “Te ruego que hagas X” (está claro), o bien “es inaceptable…” o “ no voy a tolerar…” (está claro).
Una fórmula útil para utilizar en aras de la claridad es la fórmula de los tres pasos:
           1. “Cuando usted …” (exposición del comportamiento).
           2. “me siento …” (presentación de nuestras emociones).
           3. “y el resultado es…” (manifestación de las consecuencias).

g. Ser asertivo significa ser flexible
No es extraño que a veces, tras haber creído encontrar la mejor solución, las demás partes implicadas nos planteen aspectos que nosotros no
 habíamos pensado y harán imposible llevarla a efecto. En ese caso, lo ideal es aplicar una cierta flexibilidad que consiga nuestros objetivos.
Imaginemos que nuestra pareja deja siempre sin tapar el tubo de pasta de dientes, cuestión que nos molesta por la posible entrada de gérmenes. Nuestro objetivo puede parecer el conseguir que el tubo de la pasta de dientes se tape siempre que se utilice, pero tenemos la certeza de que eso no se podrá conseguir. Una forma flexible de conseguir nuestro verdadero objetivo podemos hallarla llegando al acuerdo de que cada uno usemos nuestro tubo de pasta de dientes, con el compromiso de no tocar el del otro.
En el ejemplo anterior hemos confundido –en el primer momento- nuestro objetivo (no utilizar un tubo de dientes que nos resulta repulsivo por estar abierto) con nuestro plan (que el tubo se tape) para conseguir el objetivo. Esto sucede con cierta frecuencia y una buena técnica para evitarlo es preguntarnos “¿qué es lo que estoy tratando de lograr aquí?” y, a continuación, volver a preguntarnos “¿y con eso que estoy tratando de lograr?”
Una tercera pregunta, que ya hemos apuntado en algún párrafo anterior sería algo así como “¿es tan importante?”, e incluso una cuarta nos será muy útil “¿por qué es tan importante?  Entonces tendremos una idea clara de nuestro objetivo y las fuerzas que lo motivan.
Pero hablábamos de flexibilidad. La flexibilidad se consigue comprendiendo los objetivos de las otras partes. Después de haber planteado de una forma clara el tema, es interesante realizar algunas preguntas que nos permitan comprender los planteamientos del otro.

h. Ser asertivo significa ser consecuente.
Siguiendo con la tontería del tubo de pasta de dientes, supongamos que nuestra pareja no está dispuesta a aceptar ninguna alternativa ¿qué vamos a hacer si la persona simplemente se niega a aceptar cualquier tipo de negociación? ¿Qué nos interesa más, amenazar con el divorcio, o mantener oculto un tubo de pasta de dientes para nuestro uso?
En el primer caso, es decir, si amenazamos con el divorcio, deberemos estar dispuestos a cumplirlo. Jamás deberemos de pronunciar una amenaza, advertencia ( llamémosla como queramos) si no estamos dispuestos a cumplirla. Las amenazas que no estamos dispuestos a llevar a cabo no son asertividad, sino manipulación.
Sea lo que sea lo que vamos a hacer si la negociación no funciona, debemos estar preparados mentalmente para cumplirlo. La otra persona, muy probablemente, detecte las señales subconscientes que le indican si vamos a seguir adelante o no. Es más, en la mayoría de los casos no será necesario efectuar la amenaza y será mejor no hablar de lo que se va a hacer si la conversación no funciona, porque puede sonar como una amenaza. Lo que vas a hacer con toda seguridad está implícito en tu comunicación no verbal y será captado por tu interlocutor.

i. Seis formas de que tu intento de ser asertivo funcione mal.
Voy a indicaros cómo hacerlo todo mal para que nada funcione con la asertividad.
a. Evita pensar en la cuestión con antelación (más o menos antelación, la asertividad es una estrategia, pero también un movimiento táctico) para no poder ser claro sobre el tema.¡Ah! Ni se te ocurra tener ningún plan sobre qué hacer si la negociación fracasa.
b. Muéstrate enojado, iracundo, sé critico a nivel personal, culpabiliza al otro y agrédele en lo más íntimo.
c. Sé enormemente rígido y exigente.
d. Los sentimientos del otro no nos importan, es más, están para pisotearlos ¡Ni se te ocurra decir “comprendo tu sentimientos pero…!
e. O bien haz lo contrario, cuando el otro exprese sus emociones, abandona tus pretensiones sin más, agacha la cabeza y retira tus pretensiones.
f. Nunca sigas adelante con las consecuencias cuando la otra persona sigue haciendo –o no haciendo- lo planteado.

UN RESUMEN DE TODO LO ANTERIOR
     - PREPÁRATE
     - DÍ LO QUE QUIERES
     - SÉ CLARO
     - SÉ CUIDADOSO EN LA FORMA DE DECIRLO
     - RESPETA AL OTRO
     - ESCUCHA Y SÉ FLEXIBLE
    - PIENSA EN GANAR/GANAR (nunca todo el beneficio debe de ser para uno sólo, el otro también tiene derechos).

1 comentario: