16 abr. 2012

Comunicación No Verbal: Diferencias Culturales- BRITÁNICOS (10) Códigos de conversación. El chisme inglés en nuestra ayuda.


Aunque la climatología sea el único tema de conversación seguro y cualquier otro sea potencialmente peligroso, existen momentos en que debemos mantener una conversación. Después de introducir esos torpes e incómodo saludos parecería raro estar completamente silencioso.
La mejor forma de mantener una conversación informal entre amigos (no sólo en Inglaterra, ustedes y yo sabemos que también en nuestro país y en otros) es “chismorrear” algunos estudios recientes han demostrado que dos terceras partes aproximadamente del tiempo de conversación de los ingleses está dedicado a temas sociales (bonito eufemismo), es decir, quien hace que con quien, quien está en…, quién eres… y por qué. Es curioso, ahí no se cortan, son capaces de hablar de los famosos, pero también de los amigos, familia, colegas, amantes, vecinos, de todos. No obstante, esos mismos estudios afirman que la mitad del tiempo se consume hablando de las actividades del orador o el auditorio inmediato, el resto sobre otras personas. No es una conversación neutra, es "evaluativa", pero ellos lo hacen con una cierta sutileza, las opiniones y sentimientos están -sin duda-implícitos, pero aparecen no directamente sino en el tono de voz, en un gesto claramente perceptible, etcétera.
No se me malinterprete, el chisme es algo universal, pero en el caso de los ingleses parece aún más sorprendente dada su obsesión por la intimidad. Por otra parte, es curioso que los aspectos negativos -según los estudios citados- solamente representan el 5% del tiempo empleado, el resto suele ser algo bastante inofensivo, aunque para ellos tenga ese "puntito" que da lo prohibido, aunque no sea más que una pequeña travesura.
El chisme, cumple una función de vinculación social vital, si se realiza sobre la vida de las figuras públicas o famosas puede realizarse casi delante de cualquiera, pero ese amplio círculo va cerrándose a medida que el "chisme" afecta a personas más próximas. Esto puede ser utilizado para conocer más a nuestro interlocutor. Por ejemplo, si usted quiere averiguar algo sobre una persona, por ejemplo si está casado, en lugar de preguntar directamente hable sobre el matrimonio de una figura pública a la que ninguno de los dos conozcan personalmente, cuando esto le haya dado la oportunidad de conocer la posición de la otra persona puede hablar de las dificultades en su matrimonio de un colega vecino. Es seguro que de ello sacará la respuesta a su interrogante.
La "relación recíproca" como estrategia.
Existe una regla prácticamente universal, las personas tienden a buscar, no conscientemente, un nivel de simetría en las conversaciones. De esta forma, si usted les
dice algo sobre su vida privada, la otra persona se sentirá impelida a responder con una relación comparable, sin una relación prolongada usted gradúa el nivel de sus confesiones de menos a más, la otra persona actuará de manera similar. Entre los ingleses, sin embargo,, mi consejo es que empiece con una revelación trivial, la estrategia de relación recíproca es un proceso laborioso, pero ninguno es el único modo de romper el tabú de la intimidad y lograr una aproximación.
Diferencias marcadas por el sexo en la utilización del chisme.
Curiosamente los trabajos citados anteriormente han encontrado los hombres utilizan más el chisme que las mujeres, especialmente sobre aspectos "no sociales", como trabajo o política, pero cuando están mujeres hablan más de aspectos artísticos y culturales. Algo curioso es que los hombres hablan mucho más de ellos que las mujeres. Pero si usted nos pregunta a cualquier hombre, con toda seguridad le diremos, aunque no sea cierto, que nosotros hablamos de cómo solucionar los problemas del mundo y que las mujeres lo hacen sobre cosas banales e intrascendentes de la vida de otros, esa será en cualquier país y situación la respuesta más "sincera", lo normal es que afirmemos rotundamente que el chisme no va con nosotros que eso es cosa de mujeres. En fin, otro mito que algún día habrá que derribar, lo único cierto  -hasta donde yo conozco-es que las mujeres entran más en el detalle, repiten la conversación que escucharon palabra por palabra y especulan sobre motivos y causas. Por su parte los hombres consideran el detalle algo aburrido e irrelevante  y tampoco es necesario el cambio ritual de elogios, a veces envenenados, que las mujeres consideran esencial.


Para ir al inicio pinchar AQUÍ
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario