28 ago. 2011

INNOVACIÓN-CREATIVIDAD (21). De la “Creatividad” y el “Pensamiento Creativo”.

Un amable lector me pide en un comentario que explique “por favor, con palabras sencillas que pueda entender cualquiera, qué es la creatividad y el pensamiento creativo ”. Trataré de responderle.

Creatividad es poner entre nosotros algo que antes no existía, ya sea un producto, un proceso o un pensamiento, es inventar algo que nunca ha existido antes, poner en valor algo que existe pero de lo que se desconocen sus posibilidades, aplicar un proceso existente o un producto ya conocido a un nuevo mercado, puede también ser una nueva manera de mirar las cosas, aportar una nueva idea sobre algo ya existente o simplemente, cambiar la forma en que otra persona o grupos de personas miran algo.
De hecho, todos somos creativos todos los días porque estamos
constantemente cambiando las ideas que tenemos sobre el mundo que nos rodea. La creatividad no es únicamente desarrollar algo nuevo no existente antes (aunque seguramente así deberíamos de entenderlo si utilizáramos la palabra “creatividad” de una forma estricta), tiene más que ver con el desarrollo de algo nuevo para nosotros o aquellos a los que va dedicado. Cuando nosotros cambiamos el mundo cambia con nosotros,
La creatividad, por tanto, es ese pensamiento que sirve para fabricar nuevos productos, modificar procesos y servicios, algo que ayuda a las personas y la sociedad, a las organizaciones y sus clientes.
Y el pensamiento creativo ¿Qué es el pensamiento creativo?
Reduciendo la explicación al ámbito doméstico podríamos decir que “el Pensamiento Creativo es ese proceso que de forma innata utilizamos cuando nos encontramos con una nueva idea”, es la fusión de ideas que no han trabajado antes juntas, tanto las propias como las tomadas de otras personas para crear una nueva. Es indiferente que las ideas ajenas que pasen a formar parte de nuestro acervo sean esenciales para el proceso o –simplemente-un estímulo. Es igualmente indiferente que esa “aprehensión” de las ideas ajenas se produzca de forma accidental o deliberada.
Siempre que utilizamos algún término de los que manejan los grandes gurús, como sucede en el caso que nos ocupa, solemos pensar en algo complejo, impracticable, pero en muchos casos no es así. El pensamiento o creativo nace con nosotros cada día a poco que nos esforcemos, en unos casos será más productivo y en otros menos, pero siempre representará una oportunidad de hacer que algo nuevo ocurra, que algo sea diferente. Algunos cambios ocurren de forma drástica, otros lentamente a través del uso de la inteligencia y la progresión lógica, unos serán inmediatos, otros nos llevarán mucho tiempo antes de su evolución e implantación real.
El uso de técnicas especiales, lo que se denomina “Pensamiento Creativo Deliberado” se puede utilizar y se utiliza para desarrollar nuevas ideas, normalmente estas técnicas se basan en las sinergias y en la emergencia de una amplia gama de ideas para desencadenar sobre ellas nuevas ideas y procesos. La “Lluvia de Ideas” y la “Tormenta de Ideas” son técnicas especiales que de alguna manera todos usamos sin darnos cuenta, incluso de los casos en que se hace de una forma deliberada el proceso suele iniciarse con ideas poco originales. Ciertamente, la evolución de los procesos y los productos suele ser más rápida y eficaz cuando se utilizan técnicas deliberadas que cuando sucede por accidente, pero muchas personas hacen un uso creativo de estas técnicas sin saber que lo están haciendo porque no han sido formalmente entrenadas.
Utilizando técnicas avanzadas de una forma deliberada y ordenada, por ejemplo sesiones de brainstorming, es cierto que se puede –y se suele- ser más creativo, pero en realidad es la práctica, la investigación continua, el interrogatorio sobre las ideas de los demás y nosotros mismos, el análisis continuo, algo que hacemos sin darnos cuenta y que ocurre todo el tiempo lo que produce una actitud creativa. La educación, los conocimientos previos, maximiza tanto el pensamiento creativo accidental como el deliberado. Será creativo de forma continua requiere práctica y tiempo, pero sorprende lo rápido que se convierte en una actitud, no una técnica.
El primer paso para convertirse en una persona creativa debería ser aprender las técnicas de pensamiento creativo para que, deliberadamente, lo utilicemos habitualmente para llegar a nuevas ideas. Este planteamiento supone una ventaja inmediata sobre aquellos que no saben utilizar el pensamiento creativo, aumenta nuestras habilidades y hace que –después de un tiempo-incluso resulten innecesarias la programación de esas técnicas específicas ya que las ideas surgirán de todos modos.

Para ir al inicio del hilo pinchar AQUÍ
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario