21 feb. 2011

Chevron condenada a pagar 6.000 millones por daños en la Amazonía

Decía Unamuno que cuando se conoce América surge un problema, "estés allí o en Europa, siempre tienes los pies en un continente, la cabeza en el otro y el corazón ahogado en mitad del Atlántico" y algo de verdad hay en ello. Por eso me duelen algunas cosas y por eso a veces siento vergüenza de mi profesión. Recuerdo a un indio amazónico que desconociendo la palabra “antropólogo” me describía a los que ejercemos esa profesión como “el hombre de barba que siempre viene con la petrolera”. Eso es y yo añadiría “pagado por esa petrolera para utilizar sus conocimientos engañando a los que siempre han vivido en aquellas tierras“. Nunca olvidaré cómo flotaba el petróleo en una espesa capa sobre las lagunas donde antes pescaban los indios amazónicos. Pero los
hombres de Texaco –cuando trascendió la situación en la zona- supieron solucionarlo, con la ayuda de sus antropólogos convencieron a la mayoría -o pagaron para que se convencieran- de que el petróleo serviría para asentar el firme de la carretera transamazónica, así que cargaron decenas de camiones con el crudo que flotaba sobre las lagunas muertas y lo fueron desparramando a lo largo de kilómetros y kilómetros. Quienes conozcáis aquellas tierras sabréis de ese barro rojo de la transamazónica que se disuelve en el agua desapareciendo en ella, sólo el color de ese agua demuestra que en ella está la tierra que antes llenaba los inmensos socavones que se forman, pero la tierra de la carretera transamazónica ya no es roja en cientos de kilómetros, ahora es negruzca y maloliente y con ella el petróleo corre por la selva cada día con esa lluvia amazónica que todas las tardes cae como si se abrieran las compuertas del cielo, pegándose a todo lo que allí vive
Una corte de Ecuador ha ordenado a la petrolera Chevron pagar 8.000 millones de dólares (6.000 millones de euros) por daños ambientales en la Amazonía, sentencia que acaba con 17 años de litigio . La compañía calificó el fallo de «ilegítimo e inaplicable». Chevron estaba acusada por graves daños ambientales causados durante el periodo en el que operó en el país. En este litigio, residentes de Sucumbíos reclamaban una millonaria indemnización por los daños imputados a Texaco entre 1964 y 1990, compañía posteriormente adquirida por Chevron. La petrolera asegura que los daños son responsabilidad de la mala gestión de la compañía estatal Petroecuador.
¿Quién apuesta una cena a que Chevron no paga nada? 

Añado esa preciosa canción sobre el sol de mediodía en la selva, solo picar sobre la imagen, pero a veces la alegría se oscurece.

6 comentarios:

  1. Bonita música, aunque empiece sorprendiendo y situación que habre las carnes.
    Maru desde Cantabria

    ResponderEliminar
  2. No creo que sea para tanto.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo Filos, en que no sueltan ni un centavo, pues siempre el malo en éste tipo de películas, se escapa de rositas.
    Es triste comprobar, el precio que ha de pagar la naturaleza por nuestras comodidades, y triste aún más, que la codicia humana no tenga miramientos ni contemplaciones por subsanar los daños infringidos.
    Algún día no muy lejano... ésta nos pasará una factura, que nadie podrá "pagar", con consecuencias serias y difíciles de "controlar".

    ResponderEliminar
  4. Una música buenísima. ¿Puedes citar al autor para buscarla?

    ResponderEliminar
  5. Enri Mouquet, un frances que cogio a su familia y se marcho una temporada a componer a la Amazonia, otra a África, Oceania, etc. Posiblemante lo encuentres como Deep Forest, Deep Amazonia, Deep... etc.
    Un saludo

    ResponderEliminar