10 abr. 2011

DELEGACIÓN (11). Barreras a la delegación.

Una de las investigaciones más exhaustivas realizadas hasta el momento demuestra que la mayor barrera para que la delegación se produzca es el gerente. Cuando a los responsables de equipo se les preguntó por qué no delegaban más, las respuestas más frecuentes fueron las siguientes:
. Se necesita demasiado tiempo para dar las explicaciones pertinentes.
. Mis colaboradores se resisten a aceptar la responsabilidad.
. Es más fácil y más rápido hacerlo uno mismo.
. Yo tengo la experiencia necesaria y a mis colaboradores les faltan competencias.
. Si deseo que se haga bien es mejor hacerlo yo mismo.
. Nadie en mi equipo está suficientemente capacitado.
. Puedo hacer el trabajo de mi departamento mejor que nadie.
. No me gusta decirlo, pero no esperó demasiado de mis colaboradores.
. Mi gente está sobrecargada de trabajo, no puedo darles más.

Sin embargo, profundizando en las entrevistas personales, se observó que todo lo dicho arriba no eran nada más que excusas. Las verdaderas razones aparecen en la siguiente lista:
. ¿Qué pasa si la otra persona se equivoca? Yo sigo siendo el responsable.
. Si cualquiera de mis colaboradores puede hacer mi trabajo tal vez a mí no se me necesite.
. Yo soy el gerente, se supone que debo tener un control total sobre todas las cosas.
. Me siento cómodo haciendo el trabajo que he estado realizando durante mucho tiempo.
Sea honesto con usted mismo y pregúntese cuáles son las razones para no delegar todo lo que debe.Si la respuesta es que en ocasiones sus colaboradores se resisten a no aceptar la responsabilidad, seguramente sea por alguna de las razones siguientes:
- Pueden sentir que la tarea se les impone.
- Puede que no tengan las habilidades, conocimientos o capacidad para hacer ese trabajo.
- Quizá no recibieron ninguna recompensa y/o reconocimiento en el pasado por un trabajo bien hecho.
- Pueden temer sus críticas si no hacen las cosas exactamente como usted espera.

Estudie esta pequeña lista y piense en otras posibles razones. Luego, pregúntese que ha hecho mal, con qué contribuyó a la resistencia de sus colaboradores y… ¡Corríjalo, por Dios, corríjalo!
 
Para ir al inicio pinchar AQUÍ
Para seguir este hilo pinchar AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario